Israel ataca un puesto de Hamás en respuesta a un intento de infiltración en el norte de la Franja de Gaza

Un tanque dispara en Gaza
REUTERS - Archivo
Publicado 21/07/2018 10:24:49CET

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Israel ha atacado este sábado un puesto del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) tras un intento de infiltración en el norte de la Franja de Gaza, horas después del anuncio de un alto el fuego tras los incidentes en la zona.

"Un número de sospechosos se han infiltrado en Israel desde el norte de la Franja de Gaza. Los sospechosos volvieron después a la Franja de Gaza. En respuesta, un tanque del Ejército ha atacado un puesto militar de Hamás", ha dicho el Ejército israelí en su cuenta en Twitter.

El portavoz de Hamás, Fauzi Barhum, anunció un alto el fuego a última hora del viernes, tras una jornada en la que murieron un soldado israelíes --la primera baja del país desde el inicio de las protestas en la Franja el 30 de marzo-- y cuatro palestinos.

Según las autoridades sanitarias en Gaza, al menos 120 residentes resultaron heridos. Además, las fuerzas israelíes interceptaron dos proyectiles disparados desde el enclave contra el país. Un tercero ha impactado en una zona abierta cerca del kibbutz de Nahal Ol, sin causar víctimas ni daños.

El ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, había advertido este mismo viernes de que Hamás no está dejando otra opción a su Gobierno que lanzar "una dolorosa y amplia campaña militar", tal y como informó el diario local 'Yedioth Ahronoth'.

Lieberman mantuvo por la tarde una conversación con el coordinador especial de Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, en la que le trasladó que Israel "responderá con dureza".

"A partir de ahora toda la responsabilidad recae en la cúpula de Hamás. Si Hamás sigue lanzando cohetes, el resultado será mucho peor de lo que piensan. La responsabilidad de toda la destrucción y pérdida de vidas recaerá sobre Hamás", dijo, tal y como recogió el diario israelí 'Haaretz'.

El propio Mladenov recurrió a su cuenta en Twitter para señalar que "todo el mundo en Gaza debe alejarse del abismo". "No la semana que viene, no mañana. Ahora mismo. Aquellos que quieren provocar a palestinos e israelíes para ir a otra guerra no deben tener éxito", remachó.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, reclamó a la comunidad internacional que intervenga "de manera inmediata" para poner fin a la "escalada" de Israel contra el enclave.

LAS PROTESTAS EN GAZA

La frontera entre Israel y el enclave palestino ha sido escenario de un incremento de la violencia desde el 30 de marzo, cuando arrancó la 'Gran Marcha del Retorno' para reclamar el derecho de los refugiados palestinos a regresar a las viviendas en las que residían antes de la creación del Estado de Israel en 1948.

Desde entonces, la represión israelí de las protestas se ha saldado con la muerte de cerca de 140 palestinos. La jornada más letal fue la del 14 de mayo, día en que Estados Unidos inauguró su nueva Embajada en Jerusalén, lo que supone reconocer la ciudad santa como capital de Israel, y víspera de la 'Nakba' o 'Día de la Catástrofe', en el que se conmemora el inicio del éxodo palestino. Más de 60 personas murieron por los enfrentamientos con las tropas israelíes.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó el 18 de mayo la apertura de una investigación para esclarecer los posibles crímenes de Israel durante la represión de las últimas protestas en Gaza, a pesar de las críticas del Gobierno de Benjamin Netanyahu.

La resolución que proponía la creación de una comisión 'ex profeso' para analizar la situación fue aprobada con 29 votos a favor, 14 abstenciones y dos votos en contra, los de Estados Unidos y Australia. España voto 'sí', mientras que otros países europeos como Reino Unido, Alemania, Eslovaquia, Hungría o Croacia optaron por la abstención.

Los incidentes de este viernes tuvieron lugar un día después de que el Parlamento israelí aprobara la ley de "Estado nación", muy controvertida pese a tener un carácter simbólico.

La ley estipula que "Israel es la patria histórica del pueblo judío, que tiene un derecho exclusivo a la autodeterminación nacional en él", declara Jerusalén como capital del país, y quita al árabe su designación idioma oficial junto con el hebreo, rebajándolo a un "estatus especial" que permite su uso dentro de las instituciones israelíes.