Israel aumenta las demoliciones ilegales en Cisjordania y Jerusalén Este

Demolición de viviendas palestinas en Jerusalen
REUTERS
Actualizado 13/12/2011 19:19:45 CET

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades israelíes han incrementado, durante el último año, la frecuencia con la que demuelen viviendas en Cisjordania y en Jerusalén Este, expulsando de sus hogares a una cifra récord de familias palestinas, según han denunciado este martes en un informe un total de 20 organizaciones.

"El drástico aumento en el número de demoliciones en 2011 ha ido acompañado por una expansión más rápida de los asentamientos isralíes y una escalada de la violencia por parte de los colonos", dice el documento, elaborado, entre otros, por Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Oxfam International.

Ante esta situación, las organizaciones han instado al Cuarteto de Oriente Próximo a hacer que las partes implicadas en el conflicto cumplan sus obligaciones en el marco del Derecho internacional y a presionar al Gobierno de Israel para que "cambie su política respecto a los asentamientos y paralice todas las demoliciones que van contra las leyes internacionales".

Representantes del Cuarteto --formado por Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la ONU-- se reúnen el martes y el miércoles de esta semana en Jerusalén con el fin de reactivar las conversaciones de paz directas entre israelíes y palestinos.

El director ejecutivo de Oxfam International, Jeremy Hobbs, ha denunciado que la expansión de los asentamientos y la demolición de viviendas "está llevando a los palestinos al límite, acabando con su sustento y con la posibilidad de una paz justa y duradera".

En su opinión, "hay una desconexión cada vez mayor entre las conversaciones del Cuarteto y la situación en la zona", y por eso "el Cuarteto debe revisar totalmente su enfoque y demostrar que puede marcar una diferencia en la vida de los palestinos y los israelíes".

VIOLACIONES DEL DERECHO INTERNACIONAL

La directora de Human Rights Watch para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson, ha señalado que el Cuarteto "debería describir la expansión de los asentamientos y la demolición de viviendas como lo que son: violaciones del Derecho Internacional Humanitario a las que Israel debe poner fin".

El director interino del Programa para Oriente Próximo y el norte de África de Amnistía Internacional, Phillip Luther, ha afirmado que esas violaciones "demuestran el fracaso del enfoque del Cuarteto". "Ya es hora de que entienda que no puede ayudar a encontrar una solución justa y duradera al conflicto sin asegurarse primero de que se respeta el Derecho Internacional", ha añadido.

En su informe, las organizaciones han destacado que desde que comenzó 2011, se han destruido en Cisjordania, Jerusalén Este incluido, más de 500 viviendas, pozos, cisternas para acumular agua de lluvia y otras estructuras palestinas esenciales, lo que significa que más de 1.000 palestinos han tenido que irse a vivir a otros lugares, según datos de la ONU.

"Esto es más del doble del número de personas desplazadas durante el mismo periodo en 2010 y la cifra más alta al menos desde 2005", indica el documento, que precisa que más de la mitad de los desplazados son niños, "para quienes la pérdida de su casa es especialmente devastadora".

Además, en los últimos doce meses se han aprobado proyectos para construir unas 4.000 viviendas para colonos en Jerusalén Este, la cifra más alta al menos desde 2006, según la ONG Paz Ahora. En noviembre, Israel anunció unos planes para acelerar la construcción de 2.000 nuevas viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este.

ATAQUES DE COLONOS

Mientras, los ataques de colonos israelíes contra palestinos han aumentado más de un 50 por ciento este año con respecto al anterior y más del 160 por ciento con respecto a 2009, según Naciones Unidas. Los habitantes de los asentamientos han destruido o dañado casi 10.000 olivos y otros árboles de los palestinos durante 2011.

Las 20 organizaciones han llamado la atención sobre el hecho de que quienes llevan a cabo esos ataques "actúan con impunidad", ya que en más del 90 por ciento de los casos en los que se presentaron denuncias por estos incidentes entre 2005 y 2010, la Policía israelí no presentó acusaciones contra ningún sospechoso.

Por último, han apuntado que hasta 2.300 beduinos que viven en la periferia de Jerusalén podrían ser expulsados y trasladados a otros lugares si las autoridades israelíes llevan a la práctica sus planes en 2012, lo cual "acabaría con su sustento y amenazaría su forma de vida tradicional". Aparte, las comunidades rurales del valle del Jordán pueden sufrir nuevas demoliciones a medida que los asentamientos se expanden.

El informe ha sido presentado por Amnistía Internacional, Avaaz, Broederlijk Delen, el Comité Católico contra el Hambre y para el Desarrollo-Tierra Solidaria (CCFD-Terre Solidaire), la Iglesia de Suecia, el Centro Nacional de Cooperación para el Desarrollo (CNCD-11.11.11), Christian Aid, DanChurchAid, Diakonia, la Red Euromediterránea de Derechos Humanos, la Federación Internacional de Derechos Humanos, Finn Church Aid, Grupo de Voluntariado Civil-Italia, Human Rights Watch, Medical Aid for Palestinians, Medico International, Ayuda del Pueblo Noruego, Oxfam International, Acción Humanitaria Polaca y Trócaire.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies