Israel da a Hamás hasta final de año para firmar un acuerdo de paz o fijará las fronteras unilateralmente

Actualizado 10/05/2006 22:03:10 CET

JERUSALÉN, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Israel advirtió hoy que dará al nuevo Gobierno palestino que encabeza Hamás un plazo que finaliza a finales de año para demostrar que está dispuesto a negociar un acuerdo final de paz y de que, de no llegarse a ningún acuerdo, fijará unilateralmente las fronteras finales con los palestinos para 2008. Entretanto, la propuesta del 'Cuarteto' de poner en marcha un mecanismo internacional de ayuda a la población palestina para atender las necesidades más urgentes, ha sido bien acogida por Israel pero con algunas suspicacias por parte de Hamás.

Según el primer ministro israelí, Israel prefiere negociar, pero actuará por su cuenta si Hamás no modera su posición. Hasta ahora Olmert no había dado nunca un plazo a los palestinos para sentarse en la mesa de negociaciones, pero ha dejado claro de que su paciencia tiene un límite.

"Si esperamos un mes, dos meses, tres meses, medio año y no vemos ningún cambio, entonces con toda probabilidad vamos a seguir adelante incluso sin un acuerdo, sin negociaciones, para definir el trazado de las fronteras que es aceptable para Israel", declaró ayer en una conferencia internacional de alcaldes. Inicialmente, Olmert había fijado como plazo para la retirada 2010, pero uno de sus principales ayudantes había dicho el mes pasado que Israel preveía concluir el proceso antes del final del mandato del presidente estadounidense, George W. Bush en 2008.

Sin embargo, el ministro israelí de Justicia, Haim Ramon, fue hoy el primer responsable israelí en fijar un plazo para que Hamás renuncie a la violencia y reconozca a Israel. El presidente palestino, Mahmud Abbas, del partido rival Al Fatá, ha intentado persuadir a Israel de que mantenga conversaciones de paz directamente con él, pero el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha dicho que no negociará con Abbas si Hamás no renuncia a la violencia y reconoce al Estado hebreo.

Según Ramon, Israel hará "intentos honestos" en las negociaciones hasta finales de este año. "Si queda claro para finales de año que realmente no tenemos ningún socio (para negociar) y la comunidad internacional también está convencida de esto, entonces tomaremos nuestro destino en nuestras manos y no dejaremos nuestro destino en manos de nuestros enemigos", declaró a la radio militar israelí.

Hamás ha acusado a Israel de sólo pretender buscar negociaciones con los palestinos, mientras que el negociador jefe palestino, Saeb Erekat, próximo a Abbas, afirmó que las conversaciones podrían reanudarse inmediatamente bajo el liderazgo de Abbas, sin esperar a que se produzca un cambio en las posiciones de Hamás.

Mientras Olmert, uno de los principales apoyos del plan unilateral israelí de retirada de la franja de Gaza del año pasado, ha dicho que pretende evacuar los asentamientos palestinos de las zonas palestinas más pobladas en Cisjordania al tiempo que fortificará sus principales bloques de asentamientos y conservará el valle del río Jordán en Cisjordania.

Según Ramon, no harán falta más de 18 o 24 meses. "Me gustaría creer que para finales de 2008 estaremos desplegados en una línea que significará la frontera final de Israel y que garantizará nuestra existencia aquí como un Estado judío democrático", señaló. Las fronteras, añadió el ministro, "incluirán en primer lugar y sobre todo los bloques de asentamientos y las regiones que son necesarias para nuestra seguridad".

Por su parte, Hamás acusó a Israel de posicionarse de cara a las conversaciones. "La afirmación de Haim Ramon de que Israel está dispuesto a negociar no es más que un intento para engañar a la opinión pública", consideró el portavoz del Gobierno palestino, Ghazi Hamad. "No quieren negociaciones e incluso si hubiera negociaciones, no nos darían nuestros derechos", añadió.

El portavoz palestino reiteró que Hamás está preparado a garantizar una tregua a largo plazo si Israel accede a retirarse a las fronteras que tenía antes de la guerra de 1967, condición que Israel rechaza.

Para Erekat, sin embargo, Israel tiene un socio con el que negociar en Abbas. "El presidente Abu Mazen --nombre de guerra de Abbas-- sigue dispuesto a reanudar inmediatamente las negociaciones sobre el estatus permanente", afirmó Erekat. "Al mismo tiempo, instamos al Gobierno (palestino) a aceptar la solución de dos estados, pero esto no debería obstaculizar el camino", añadió.

PROPUESTA DEL 'CUARTETO'

Entretanto, el Cuarteto para Oriente Próximo acordó anoche poner en marcha un mecanismo internacional de ayuda a la población palestina que tendrá como objetivo atender las necesidades más urgentes y estará limitado en el tiempo y en su alcance. El mecanismo, que ha sido propuesto por la Unión Europea, tiene como objetivo, según explicó la comisaria europea de Asuntos Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, asegurar el suministro de asistencia a la población palestina de forma directa. Según la comisaria, la ayuda "no pasará a través del control del Gobierno palestino" y operará con plena transparencia.

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, señaló además que el mecanismo se pondrá en marcha "lo antes posible y será revisado tres meses después para determinar si debe continuar". La diplomática americana resaltó que como parte del esfuerzo por aliviar el sufrimiento de los palestinos, Estados Unidos ha anunciado 10 millones de dólares en ayuda que se repartirá entre ONG y UNICEF.

La ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, dijo que la decisión del Cuarteto --ONU, Rusia, Estados Unidos y Unión Europea-- es "ciertamente aceptable" para Israel, que aboga por una línea dura contra el Gobierno de Hamás pero apoya la ayuda humanitaria.

Por su parte, el primer ministro palestino, Ismail Haniya, aceptó la ayuda económica ofrecida por el Cuarteto pero acusó a Estados Unidos y a sus aliados de presionar a Hamás para que reconozca la existencia de Israel. "El Cuarteto, de vez en cuando, impone ciertas condiciones para forzar al Gobierno (palestino) a conceder derechos y a reconocer la legalidad de Israel", afirmó Haniyeh, defendiendo la postura de su Gobierno de ceñirse a los principios de la voluntad del pueblo, afectado profundamente por la escasez de medios tras el bloqueo financiero impuesto por los países occidentales e Israel tras las elecciones del pasado mes de enero.

"Creo que el Gobierno permanecerá fiel a los derechos de los palestinos y que seguirá buscando la solución que proteja a nuestro pueblo. La crisis financiera nunca ha sido un factor divisorio, sino unificador", afirmó. "Apreciamos cualquier esfuerzo que se haga para ayudar al pueblo palestino", declaró por su parte el ministro de Exteriores palestino, Mahmud Zahar.

Entretanto, y para deteriorar aún más la situación de los palestinos, la empresa israelí Dor Energy, único suministrador de combustible para Cisjordania y la franja de Gaza, decidió hoy suspender el suministro en un plazo de doce horas ante la creciente deuda palestina.

El jefe de la Comisión de Petróleo palestina, Mujahid Salame, dijo que espera que las reservas de gasolina se agotarán mañana. "Si esto ocurre, habrá una crisis humanitaria", afirmó. Por su parte, un ayudante de Olmert, Asaf Shariv, indicó que Israel no pagará la deuda con los impuestos que recauda en nombre de los palestinos y que tiene bloqueados desde que Hamás asumió el poder.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies