Israel derriba parte de dos aulas de una escuela palestina financiada con fondos de la UE

Escuela palestina demolida por Israel
OLP
Actualizado 04/02/2018 17:41:34 CET

JERUSALÉN, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades israelíes han demolido dos aulas de la escuela para beduinos de Abu Nuwar, en Cisjordania, un centro financiado con fondos de la UE. Sin embargo, Israel sostiene que estas aulas han sido construidas sin los permisos necesarios.

La demolición se ha llevado a cabo a primera hora de la mañana de este domingo después de la puesta en marcha de un dispositivo de las fuerzas de seguridad, que han impedido el acceso a la zona de cualquier persona ajena a la demolición, según medios palestinos.

Las autoridades israelíes se amparan en las resoluciones judiciales que prohíben este tipo de construcciones por parte de los palestinos sin contar con un permiso israelí, informan los vecinos de la zona. Sin embargo, los palestinos denuncian que estas demoliciones pretenden allanar el terreno a la construcción de asentamientos judíos.

Las dos aulas demolidas son independientes físicamente del resto del centro, levantado en lo alto de una colina. Esta es la quinta vez que la escuela sufre las demoliciones desde 2016, según las autoridades palestinas. Los propios vecinos con la ayuda de ONG y de la financiación europea reconstruyen las aulas cada vez.

"El edificio ha sido construido de forma ilegal y sin los permisos necesarios. Además, esta medida ha sido aprobada por el Tribunal Supremo", ha explicado la autoridad militar israelí encargada de la administración de los territorios palestinos bajo ocupación militar.

El responsable de prensa de la oficina de la UE en Jerusalén, Shadi Othman, ha recordado que "la UE ha pedido más de una vez a Israel que no demuela los proyectos financiados por la Unión Europea, los cuales pretenden mejorar las condiciones de vida de los palestinos".

El dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina Saeb Erekat ha condenado la demolición, "una nueva humillación de Israel al Derecho Internacional que solo busca quebrar el deseo palestino de libertad y vida". Erekat ha instado a la comunidad internacional a obligar a Israel a que rinda cuentas: las acciones se escuchan mucho más alto que las palabras. El Ministerio de Educación palestino ha condenado igualmente la demolición, que ha calificado de "crimen terrible".