Israel y Polonia acuerdan iniciar diálogo sobre el proyecto de ley sobre los campos de extermino nazis

Publicado 29/01/2018 7:16:27CET

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los primeros ministros de Israel y Polonia, Benjamin Netanyahu y Mateudz Morawiecki, respectivamente, han acordado este domingo iniciar un "diálogo inmediato" para resolver la crisis derivada del proyecto de ley presentado en Polonia para criminalizar que se vincule al país con los crímenes de la Alemania Nazi en el Holocausto, según ha informado el diario local 'Haaretz'.

El proyecto, que busca convertir en un delito penado con hasta tres años de cárcel usar la expresión "campos de la muerte polacos" para referirse a los campos de exterminio construidos por los nazis en este país, fue aprobado el viernes por la cámara baja del Parlamento.

En general, esta nueva ley pretende eximir a Polonia de cualquier responsabilidad histórica en el Holocausto y, por el contrario, enfatizar su papel de víctima del régimen de Adolf Hitler, dado que la nación europea estuvo bajo ocupación nazi desde 1939.

El gobernante Partido libertad y Justicia (PiS) también ha impulsado esta ley para criminalizar la negación de que unos 100.000 polacos fueron masacrados por el Ejército ucraniano durante la Segunda Guerra Mundial, un medida que podría tensar las relaciones bilaterales.

La votación ha provocado numerosas críticas en Israel, y el presidente polaco, Andrzej Duda, ha indicado durante la jornada que únicamente le dará su aprobación "tras un análisis detallado del texto definitivo".

Durante la jornada, el propio Netanyahu ha recalcado que el Gobierno israelí "no aceptará bajo ninguna circunstancia cualquier intento de reescribir la Historia", tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

"Nuestro embajador en Varsovia, siguiendo mis instrucciones, habló con el primer ministro de Polonia durante la ceremonia de la última noche (en referencia al viernes) en conmemoración del Holocausto en Auschwitz y enfatizó nuestra postura", ha dicho.

Por su parte, Morawiecki defendió el sábado que el proyecto no limitará la libertad de investigación o de expresión en torno al Holocausto. "Los judíos, los polacos y todas las víctimas deberían ser guardianes de la memoria de todos los asesinados por la Alemania Nazi", dijo.

"Auschwitz-Birkenau no es un nombre polaco y 'Arbeit Macht Frei' --una frase alemana que significa 'El trabajo os hará libres', colocada en la entrada del campo de concentración-- no es una frase polaca", remachó.

Yad Vashem, el centro israelí en conmemoración de las víctimas del Holocausto, ha afirmado que la frase "campos de exterminio polacos" es una distorsión histórica, si bien ha resaltado que el proyecto de ley "podría disipar las verdades históricas sobre la asistencia que recibieron los alemanes de la población polaca".

El centro afirma que entre 30.000 y 35.000 judíos --cerca del uno por ciento de la población judía polaca en aquel entonces-- fueron salvados gracias a la ayuda de polacos. Más de 6.700 polacos --el mayor número por país-- han sido honrados como 'Justos entre las naciones'.