Israel pone en libertad a medio centenar de inmigrantes tras el fracaso del pacto con la ONU

Inmigrantes africanos en Israel
REUTERS / NIR ELIAS
Publicado 05/04/2018 4:28:47CET

JERUSALÉN, 5 Abr. (Reuters/EP) -

Las autoridades de Israel han puesto en libertad este miércoles a medio centenar de inmigrantes que se encontraban a la espera de ser deportados a Eritrea después de que el acuerdo de reubicación alcanzado entre el Gobierno y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) fuera suspendido este martes.

Cerca de 200 inmigrantes continúan bajo custodia policial en el centro de detención de Saharonim, en el sur de Israel, a la espera de ser deportados a Uganda. No obstante, su destino depende de que el acuerdo con la ONU salga adelante.

Las autoridades estiman que si el acuerdo se rompe del todo, los inmigrantes serán todos puestos en libertad este jueves. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha señalado que está intentando llegar a un nuevo acuerdo de reubicación, pero no ha ofrecido detalles al respecto.

El martes, Neranyahu anunció la cancelación del acuerdo con ACNUR debido a la alta presión ejercida por los grupos de extrema derecha israelíes, que han insistido en romper el acuerdo.

Según este pacto, unos 16.250 inmigrantes podían ser trasladados a países occidentales con efecto inmediato. A cambio, Israel se comprometía a garantizar la residencia temporal de una cifra equivalente de personas durante un periodo de cinco años, siempre y cuando cumplieran unos criterios que no están claros de momento. Así, Netanyahu había destacado que, por cada inmigrante que abandonase Israel, otro podrá permanecer en él.

Esto ha suscitado numerosas críticas y ha sido recibido por la derecha israelí como un claro símbolo de debilidad por parte del Gobierno.

Los 58 inmigrantes puestos en libertad este miércoles han sido trasladados a la localidad de Tel Aviv. "Llevo detenido seis meses y hoy a la hora de comer la Policía ha venido y me ha dicho que soy libre. No sé adónde iré ahora", ha explicado el eritreo Musia Bara.

Más de un centenar de personas se han reunido poco después en Jerusalén para exigir a las autoridades que detengan las deportaciones de inmigrantes.