La detención de Vittorio Emanuele de Saboya certifica "el final de una dinastía", según la prensa italiana

Actualizado 18/06/2006 22:58:00 CET

ROMA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La detención de Vittorio Emanuele de Saboya, quien se atribuía el título de príncipe a pesar de la abolición de la monarquía en Italia tras la Segunda Guerra Mundial, ha degradado la imagen de la familia real hasta marcar "el final de una dinastía entre crímenes y rencor", según el diario 'La Repubblica'.

El diario 'Corriere della Sera' dedicó su portada a una caricatura de Vottorio Emanuele en la que se le dibuja con una corona con dos mujeres y dos hombres desnudos, en alusión a las acusaciones en su contra de explotación de la prostitución y de asociación de malhechores.

La familia real no contaba antes del escándalo con muchos adeptos entre los italianos, que aún recuerdan su connivencia con el fascismo. En este caso, el ingreso el viernes en prisión del sucesor del último monarca ha acabado de degradar la imagen de la familia, relegada a la prensa del corazón del país.

Vittorio Emanuele se ha proclamado inocente de los cargos, entre ellos el de captación de prostitutas para el casino Campione de Italia, pero no saldrá de la cárcel al menos hasta el martes, cuando se celebre una vista preliminar en Potenza, la ciudad del sur de Italia donde se realiza la investigación.

La familia real italiana regresó al país hace cuatro años, tras una reforma constitucional que puso fin a medio siglo de exilio impuesto. El de ahora no es el primer escándalo que salpica a Vittorio Emanuele. En 1978, fue acusado de disparar contra un joven alemán de 19 años y en 1997 afirmó que las leyes antisemitas impuestas por sus antecesores "no fueron tan terribles". Su abuelo, Vittorio Emanuele III, apoyó el régimen dictatorial de Benito Mussolini.