Monti defiende ante la Cámara Baja que su plan "es doloroso" pero "no hay alternativa" para salvar a Italia

Actualizado 05/12/2011 18:12:58 CET

ROMA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro italiano, Mario Monti, ha declarado ante la Cámara de los Diputados que su nuevo plan de ajuste de 30.000 millones de euros "es doloroso" pero "necesario" para crear la Italia "del futuro" y ha precisado que "no hay alternativa" para sacar al país de la crisis de deuda.

Durante la presentación de su plan ante la Cámara Baja, Monti ha destacado que "no hacer estos sacrificios" llevaría a tener que acometer "otros más dolorosos dentro de varias semanas" y ha recordado que "la estabilidad de Italia es decisiva para superar la crisis del euro" porque "fuera del euro, existe la pobreza, la caída de las rentas y la ausencia de futuro".

El primer ministro ha asegurado que su Gobierno "está seguro" de que Italia "no fracasará" y ha señalado que el futuro del euro "depende también de las decisiones" de su Ejecutivo. Sin embargo, el mandatario ha destacado que "ahora Italia es más creíble ante la Unión Europea".

El primer ministro ha recordado que los mercados han acogido "positivamente" su nuevo plan de ajuste, aunque ha subrayado que "el ejemplo de Grecia está cerca", ya que "cualquier desviación puede poner al país en el abismo", por lo que ha insistido en que "la reducción de la deuda pública es una exigencia total".

Según ha explicado el mandatario, Italia podrá superar "todas las fases" del proceso de control que está realizando el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea sobre Italia. No obstante, el primer ministro ha recordado que el país se encuentra "en una situación de emergencia que pone en peligro el bienestar conquistado en 60 años desde hace cuatro generaciones" y, por tanto, éste "es el momento para ser fieles a Italia y pensar en la salvación de la nación".

En este sentido, el 'premier' italiano ha asegurado que la situación italiana "es extremadamente grave", por lo que el Ejecutivo "considera que debe intervenir con urgencia y determinación". Ante las críticas de los sindicatos al nuevo plan, que han calificado de "poco equitativo", el mandatario ha precisado que los "sacrificios" que el Ejecutivo ha pedido a los ciudadanos son "temporales, circunscritos y distribuidos de forma equitativa" y ante todo "esenciales para superar este difícil momento".

Así, el primer ministro ha recordado que la preocupación del Gobierno "por los jóvenes es central" y ha destacado también que Italia "sanará su propia economía cuando consiga hacer emerger las vastas áreas de economía sumergida y la evasión", por lo que ha propuesto una acción a largo plazo para el uso "de la moneda y facturación electrónicas".

No obstante, el mandatario ha precisado que el Gobierno "ha tenido en cuenta las exigencias de las fuerzas políticas y sociales" y ha anunciado que el Comité Interministerial para la Programación Económica (CIPE) desbloqueará 5,2 millones de euros para finalizar infraestructuras como la reforma del puerto de Taranto y el sistema ferroviario del Tren de Alta Velocidad.

Monti ha presentado ante la Cámara de los Diputados el nuevo plan, después de aprobarlo este domingo en el Consejo de ministros. El 'premier' lo presentará este lunes ante el Senado en torno a las 18.00 horas.