Japón ordena diseñar un plan para proteger a compatriotas de ataques terroristas

Actualizado 30/01/2013 10:43:31 CET

TOKIO, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha ordenado a su Gobierno que diseñe un plan para proteger a los ciudadanos japoneses que se encuentren en el extranjero del terrorismo internacional, tras la crisis de los rehenes de Argelia, en la que murieron diez nipones.

En una rueda de prensa celebrada este martes, Abe ha considerado que la seguridad de los ciudadanos japoneses que se encuentran en otros países por motivos de trabajo es esencial para garantizar el crecimiento económico del país asiático.

Por ello, ha ordenado al grupo de expertos que está analizando la repuesta del Gobierno a la crisis argelina que proponga un paquete de medidas para evitar un ataque terrorista contra ciudadanos japoneses en cualquier parte del mundo.

El equipo está presidido por el jefe de Gabinete, Yoshihide Suga, y formado por altos cargos de los ministerios que participaron en la resolución de la crisis argelina, según ha informado la televisión pública NHK.

El 16 pasado de enero, milicianos de 'Firmantes con sangre' --grupo islamista liderado por el ex dirigente de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) Mojtar Belmojtar-- irrumpieron en el campo de gas natural de In Amenas, en el este de Argelia, y tomaron como rehenes a decenas de trabajadores argelinos y extranjeros.

El grupo islamista solicitó abandonar Argelia junto a los rehenes y el fin de la "brutal agresión" francesa en Malí, advirtiendo a París y a los demás países de origen de los rehenes de que serán "responsables" de lo que les pueda pasar, si no cumplen sus demandas.

Las autoridades argelinas se negaron a negociar con los terroristas y el Ejército emprendió una operación de rescate que concluyó cuatro días después con un saldo de al menos 66 muertos --37 rehenes y 29 milicianos-- y cinco extranjeros desaparecidos.