La jefa de Operaciones Humanitarias de la ONU hace su último llamamiento al Consejo para actuar en Siria

Publicado 28/05/2015 22:58:22CET

NUEVA YORK, 28 May. (Reuters/EP) -

La secretaria general adjunta para asuntos humanitarios de Naciones Unidas, Valerie Amos, ha hecho este jueves su último llamamiento al Consejo de Seguridad antes de abandonar el cargo para que actúe con el fin de detener la espiral decadente de la guerra civil en Siria.

"Durante más de cuatro años hemos visto descender a Siria a las profundidades de la desesperación sobrepasando incluso las previsiones más pesimistas de los observadores", ha dicho Amos en su última comparecencia ante el Consejo de Seguridad.

Amos ha indicado que, "incluso en las últimas semanas hemos visto más y más actos atroces". "Hombres, mujeres y niños inocentes son víctimas de una brutalidad que ningún ser humano tendría que soportar", ha denunciado.

En concreto, ha alertado de que "el avance del Estado Islámico ha traído un nuevo tipo de depravación a Siria con asesinatos indiscriminados, mutilaciones, violaciones y reclutamiento forzoso de niños", a lo que se suma la "destrucción" del patrimonio histórico.

"Además, nos siguen llegando noticias sobre el uso de cloro para matar, herir y aterrorizar a la población civil", ha añadido. "Y los colegios y los hospitales siguen siendo objetivos de muchos ataques", ha denunciado.

El resultado son más de cuatro años de guerra civil que se han cobrado más de 220.000 vidas y arrojan una cifra récord de 12,2 millones de personas con necesidades humanitarias urgentes dentro de Siria, de una población total de 23 millones.

AYUDA HUMANITARIA

Por ello, ha implorado la actuación del Consejo de Seguridad para, al menos, garantizar que la ayuda humanitaria llega. Amos ha criticado que, pese a las continuas resoluciones en este sentido, ninguna de las partes facilita el trabajo de los cooperantes en Siria.

Según Amos, las agencias humanitarias han sido incapaces de llegar a las 422.000 personas que están sitiadas en Siria, en parte, por nuevas leyes del Gobierno de Bashar al Assad que obstaculizan la entrega de ayuda extranjera.

En respuesta, el embajador sirio en la ONU, Bashar Jaafari, se ha limitado a decir que el verdadero problema son las organizaciones terroristas que --según ha sostenido-- están apoyadas por Estados Unidos, Arabia Saudí y Turquía.

Jaafari ha aprovechado para insistir en que las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus socios europeos contra el régimen de Al Assad han trabado la ayuda humanitaria. "Esas injustas medidas deben acabar", ha zanjado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies