El jefe de DDHH de la ONU reclama que el TPI revise el posible genocidio en Birmania

Zeid Raad al Hussein
REUTERS / DENIS BALIBOUSE - Archivo
Actualizado 09/03/2018 14:01:53 CET

GINEBRA, 9 (Reuters/EP)

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha insistido este viernes en la necesidad de que el caso de Birmania sea remitido al Tribunal Penal Internacional (TPI) para investigar los abusos contra la comunidad rohingya, contra la que podrían haberse producido "actos de genocidio".

Los rohingya han huido en masa del estado birmano de Rajine a raíz de la represión ejercida por las fuerzas del Gobierno tras una serie de ataques a finales de agosto. En este tiempo, casi 700.000 personas han cruzado la frontera a Bangladesh, donde ya habría casi un millón de refugiados.

El Alto Comisionado, que ya advirtió de presuntos crímenes internacionales durante el informe anual presentado esta semana, ha reiterado este viernes su mensaje. "Estamos diciendo que hay claras sospechas de que, sí, se habrían cometido actos de genocidio, pero sólo un tribunal puede confirmarlo", ha señalado.

También coincide en esta reivindicación la relatora independiente de la ONU sobre los Derechos Humanos en Birmania, Yanghee Lee, que ve indicios de genocidio contra la minoría rohingya, apátrida y discriminada en un país de mayoría budista. "Los líderes del Gobierno que no hicieron nada para intervenir, frenar o condenar estos actos también deben rendir cuentas", ha enfatizado.

En el informe, remitido al Consejo de Derechos Humanos, la relatora sostiene que es "cada vez más de la opinión de que los hechos (registrados en Birmania) llevan el sello del genocidio", que implica un intento de exterminio contra un colectivo concreto por razones de etnia, religión o política. Por este motivo, ha pedido "en los términos más rotundos" que se investigue.

El Ejecutivo birmano, sin embargo, ha negado estas sospechas. "La inmensa mayoría de la comunidad musulmana que vivía en Rajine sigue allí. Si hubiera un genocidio, hubieran sido expulsados todos", alegó el jueves el asesor de Seguridad Nacional Thaung Tun, que niega una "política del Gobierno" contra los rohingya.