El jefe humanitario de la ONU pide "paz" para Sudán del Sur, donde la situación "está empeorando"

Mark Lowcock visita Sudán del Sur
UNMISS
Publicado 16/05/2018 16:39:16CET

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, ha hecho un llamamiento este miércoles a todas las partes implicadas en el conflicto en Sudán del Sur al cese de las hostilidades, defendiendo que lo que necesitan los sursudaneses es paz.

Lowcock, que ha concluido una visita de dos días al país, ha defendido que "los ciudadanos de a pie están sufriendo a una escala inimaginable" tras cinco años de conflicto y ha denunciado que "hasta ahora el proceso de paz no ha conseguido nada, el cese de hostilidades es una ficción y la economía ha colapsado".

El jefe humanitario de la ONU ha criticado que "los beligerantes usan tácticas de tierra quemada, asesinato y violación como armas de guerra" lo cual constituye "una grave violación del Derecho Internacional". "Siete millones de personas necesitan ayuda humanitaria y la situación simplemente está empeorando"

Según ha explicado, la mayoría de los sursudaneses con los que ha hablado le han dicho que "lo que más necesitan es paz". "Acabar con la violencia es lo primero y más importante que hace falta para aliviar el sufrimiento en Sudán del Sur", ha defendido.

De acuerdo con las estimaciones de la ONU, unos 7 millones de sursudaneses necesitarán ayuda humanitaria este año, lo que supone más de uno de cada dos ciudadanos. Además, como consecuencia del conflicto 4,3 millones de personas --una de cada tres-- han tenido que abandonar sus hogares. De ellas, 1,76 siguen dentro del país pero otros 2,5 millones han buscado refugio en los países vecinos.

Lowcock ha puesto en valor que los trabajadores humanitarios "están salvando vidas y protegiendo a la población" pese a los retos y la inseguridad imperantes, por lo que ha reclamado que tengan acceso rápido y seguro a quienes necesitan ayuda.

Asimismo, ha denunciado "el acoso, extorsión, saqueos, secuestros, asesinatos" y otros impedimentos de los que están siendo objeto las organizaciones humanitarias por todas las partes del conflicto y que han convertido a Sudán del Sur "en uno de los países más peligrosos del mundo para ser cooperante". Al menos 101 trabajadores humanitarios han sido asesinados desde que estalló el conflicto en diciembre de 2013, en su mayoría sursudaneses.

Según el responsable de la ONU, ha abordado esta cuestión con los representantes del Gobierno, quienes le aseguraron que "quieren que las agencias humanitarias tengan acceso sin restricciones a cualquiera que necesite su ayuda". "Pero desgraciadamente, esa no es la situación que prevalece en estos momentos", ha lamentado.

Durante su visita de dos días, Lowcock se ha reunido con representantes del Gobierno de Salva Kiir, miembros del principal grupo rebelde, el SPLA-IO que lidera Riek Machar, así como agencias humanitarias, además de desplazarse a Yei y Mundu, zona esta última controlada por los rebeldes.