El jefe investigador del secuestro en una cafetería de Sídney critica el tiempo de respuesta de la Policía

Policías en la operación contra el islamista atrincherado y con rehenes.
JASON REED / REUTERS
Publicado 24/05/2017 7:58:30CET

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El jefe de las investigaciones sobre el secuestro en diciembre de 2014 en una cafetería de la localidad australiana de Sídney ha criticado este miércoles el tiempo que tardó la Policía en llevar a cabo una redada para detener al atacante, Man Haron Monis.

En sus conclusiones, recogidas por la cadena de televisión australiana ABC, Michael Barnes ha recalcado que "los diez minutos que pasaron (desde que se efectuó el primer disparo) sin una acción decisiva por parte de la Policía fueron demasiados".

Barnes ha entregado durante la jornada su informe final, en el que se resalta que una de las víctimas del ataque, Tori Johnson, "fue ejecutada mientras se tomaba la decisión de entrar en la cafetería".

Johnson y una segunda rehén, Katrina Dawson --por el impacto de esquirlas de una bala disparada por la Policía--, murieron durante el suceso, que duró más de 16 horas. El ataque se saldó además con la muerte de Monis, quien fue tiroteado por la Policía.

Sin embargo, Barnes ha manifestado que Monis, y no la Policía de Nueva Gales del Sur, fue el responsable de las muertes y heridas causadas por su ataque.

Así, ha indicado que Monis "inició una situación extremadamente peligrosa", añadiendo que "cualquier respuesta policial concebible suponía un riesgo para la vida de los oficiales y los rehenes".

"En cualquier caso, incluso si la respuesta adoptada hubiera sido aplicada de la mejor manera posible, no hay certeza de que el resultado hubiera sido mejor, que más rehenes hubieran escapado con vida de la cafetería", ha argumentado.

La investigación ha sido una de las más largas y complejas en la historia del estado, con 23 semanas de vistas públicas para analizar la respuesta policial al ataque, la decisión de conceder la libertad bajo fianza a Monis en tres ocasiones en los doce meses previos, y si las muertes podrían haberse evitado.

Respecto a su liberación bajo fianza --a la espera de juicio por 46 cargos, entre ellos colaborar en el asesinato de su ex esposa australiana--, Barnes ha defendido que la Fiscalía podría haber hecho más.

Por último, ha criticado además que la Policía siguiera consejos "erróneos" de un psiquiatra que no tenía suficiente experiencia en casos de terrorismo, subestimar la capacidad del atacante de matar o herir a sus rehenes, la confusión existente en las cadenas de mando, y permitir que ocho llamadas de los rehenes a la Policía quedaran sin respuesta.

LA POLICÍA RECONOCE QUE NO DEBIÓ ESPERAR TANTO

Por su parte, el comisario de la Policía de Nueva Gales del Sur, Mick Fuller, ha reconocido que los agentes deberían haber irrumpido antes para rescatar a los rehenes, tal y como ha recogido la citada cadena de televisión.

"Ciertamente tendríamos que haber ido antes. Tendríamos que haber ido cuando había algún tipo de sensación de control, en lugar de entrar sin tener ni idea de dónde estaba (Monis), de dónde estaban los rehenes", ha dicho.

Durante el secuestro, algunos comandantes defendieron no entrar en la cafetería debido a que Monis aseguró portar una bomba en su mochila.

Por ello, Fuller ha dicho que la Policía debió haber entrado en el lugar tras el primer disparo, agregando que "hay una expectativa de la comunidad, y creo que es justa, de que en el futuro hagamos una demostración de fuerza en esas situaciones". "El desafío es que eso no garantiza que no habrá pérdida de vidas", ha remachado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies