El jefe de la junta militar defiende la actuación en DDHH y dice que el país solo va "un poco tarde"

El general Prayuth Chan Ocha, jefe de la junta militar de Tailandia
GOBIERNO DE TAILANDIA
Publicado 15/09/2016 8:59:05CET

BANGKOK, 15 Sep. (Reuters/EP) -

El jefe de la junta militar que gobierna en Tailandia, el general Prayuth Chan Ocha, ha defendido este jueves la actuación de las autoridades militares en materia de Derechos Humanos y ha asegurado que el país solo va "un poco tarde" porque está en una transición.

Desde el golpe de Estado de mayo de 2014, los activistas han denunciado el retroceso en materia de Derechos Humanos que ha sufrido Tailandia con la junta militar. Las autoridades han llevado a tribunales militares a las personas juzgadas por casos de seguridad nacional, incluidos algunos que implican a civiles, y las relaciones con países occidentales se han deteriorado.

"Aquellos que evocan los Derechos Humanos y la democracia, que miren lo que pasó en el pasado", ha asegurado el general Prayuth Chan Ocha, en un discurso en la sede del Gobierno tailandés, en víspera de viajar a Nueva York para asistir a la reunión de la Asamblea General de Naciones Unidas.

"Los extranjeros tienen que entender lo que estamos pasando. Todos los países han pasado por tiempos complicados. Solo vamos un poco tarde. No nos digan que abusamos de los derechos, ustedes también abusan de los derechos de otros. También crean problemas", ha subrayado.

Tailandia, que es la segunda mayor economía de Asia, se está recuperando a ritmo lento de los sucesos de 2014, cuando meses de manifestaciones contra el Gobierno terminaron causando graves consecuencias económicas antes de que el general Prayuth Chan Ocha diera el golpe de Estado que acabó con el Ejecutivo.

Desde la asonada militar, decenas de activistas críticos con la junta han sido detenidos por los militares y matenidos en régimen de incomunicación, aunque se desconoce el número exacto de personas detenidas.

Durante una reunión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en mayo de 2016, varios paíse manifestaron su preocupación por deterioro de los Derechos Humanos en Tailandia desde que los militares se hicieron con el control del país.

El general Prayuth justifica el golpe de Estado por la necesidad de imponer la estabilidad y el orden en el país tras meses de crisis política. El líder de la junta militar ha dicho en varias ocasiones que abandonará el poder cuando se celebren las próximas elecciones, en 2017.

El Gobierno aseguró este lunes que tramitará los casos de seguridad nacional y de un insultos a la monarquía en tribunales civiles y no en castrenses, una decisión que las organizaciones de Derechos Humanos creen que solo es "maquillaje" antes de que la ONU analice la situación del país.

El ministro de Defensa también ha hablado este jueves desde la sede del Gobierno y ha asegurado, en contra de lo dicho por la Policía, que los atentados en localidades turísticas registrados en agosto, no están vinculados con milicianos separatistas musulmanes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies