El jefe de la junta militar llama a la unidad tras la aprobación de la Constitución

El general Prayuth Chan Ocha, jefe de la junta militar de Tailandia
GOBIERNO DE TAILANDIA
Actualizado 10/08/2016 16:36:40 CET

Pide aparcar las "diferencias" para afrontar "juntos" los retos que quedan por delante

BANGKOK, 10 Ago. (Reuters/EP) -

El jefe de la junta militar que gobierna Tailandia desde el golpe de Estado de mayo de 2014, el general Prayuth Chan Ocha, ha hecho un llamamiento a la unidad tras la aprobación en referéndum de la nueva Constitución del país.

La Constitución, rechazada por los principales partidos políticos y por las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos por considerar que mantiene la influencia de las Fuerzas Armadas en la gestión del país, ha contado con el apoyo del 61,35 por ciento de los votos.

"Como en cada elección, habrá algunos que verán los resultados favorables y habrá otros que no estarán agradecidos", ha afirmado el general Prayuth, que lideró el golpe que tumbó al último gobierno elegido democráticamente. "Pido a todos que acepten los resultados. Dejemos a un lado nuestras diferencias por ahora y avancemos juntos para afrontar los complejos desafíos que se nos presentan", ha dicho.

Desde hace más de una década, Tailandia está sumida en una crisis política que comenzó con el golpe de Estado que acabó en 2006 con el Gobierno dirigido por Thaksin Shinawatra, que desde entonces vive en el exilio. En 2014, los militares volvieron a tomar las riendas del país, poniendo fin al Ejecutivo del partido Pheu Thai, la formación liderada por la ex primera ministra Yingluck Shinawatra, hermana menor de Thaksin.

La junta militar sostiene que la nueva Carta Magna garantizará la estabilidad política en el país, mientras que los partidos políticos la rechazan por considerar que lo único que permitirá es que las Fuerzas Armadas puedan decidir anteponiéndose a los parlamentarios elegidos democráticamente.

El general Prayuth ha reiterado que se celebrarán las próximas elecciones en 2017, si bien la junta militar ha postergado en varias ocasiones la fecha de los comicios por las dificultades a la hora de impulsar la Constitución ahora ratificada.

La nueva Carta Magna establece que los senadores, elegidos por las autoridades militares, podrán revisar las decisiones de los diputados, designados por sufragio universal, y votarán quién será el próximo primer ministro, que ya no tiene que ser un parlamentario electo.

La Carta Magna establece que las decisiones de la junta castrense son constitucionales y de obligado cumplimiento y que los principales altos mandos militares pasarán a ser senadores.