El jefe de la misión de la UE en RCA lamenta que no se llegará a mil soldados

 

El jefe de la misión de la UE en RCA lamenta que no se llegará a mil soldados

Publicado 17/03/2015 21:29:48CET

BRUSELAS, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El comandante de la operación militar de la UE en República Centroafricana en apoyo de la misión de la ONU, general galo Philippe Pontiès, ha lamentado que la misión no alcanzara la fuerza máxima prevista de mil soldados y ha defendido la necesidad de utilizar los grupos de combate tácticos de la UE, que nunca han sido empleados.

"Lamento que no se hayan logrado los efectivos, pero hemos logrado combinar los componentes requeridos para cumplir el mandato en buenas condiciones y esto era lo esencial", ha explicado en rueda de prensa, para hacer balance de la misión, cuyo mandato concluyó el pasado domingo.

Pontiès ha admitido que sólo se lograron recabar 750 soldados de nueve países --incluidos unos 73 militares españoles y 17 guardias civiles-- para la misión en República Centroafricana y ha recordado que el segundo mayor contribuyente, Georgia, ni si quiera era un Estado miembro. También ha apuntado "algunas capacidades deficitarias persistentes, notablemente en materia de inteligencia, sistemas de comunicación y de mando".

"Es simplemente una falta de voluntad política de los Estados miembro", ha lamentado. En su opinión, no se lograron todos los efectivos inicialmente previstos porque "para algunos Estados miembros República Centroafricana no es una realidad cotidiana" sino que "está bastante lejos" y porque el despliegue coincidió con la crisis en Ucrania.

"De ahí mi evocación de los grupos de combate tácticos", ha explicado. "Si el concepto de grupo de combate se hubiera puesto en marcha para esta operación habríamos evitado las seis conferencias de generación de fuerzas", ha resumido, dado que se trata de agrupaciones "en alerta" que habrían aportado los Estados miembros, en base a rotaciones y ofrecen "mucha flexibilidad" porque están formados por batallones multinacionales, con componentes clave como las fuerzas especiales, infantería blindada, apoyo logístico y capacidades de mando y control.

"Habría acelerado mucho el proceso de despliegue", ha recalcado, si bien ha recordado que la misión ya se lanzó con el procedimiento de urgencia que permitió su despliegue en apenas dos meses y medios.

Pontiès ha recordado que los Estados miembro rechazaron recurrir a los grupos de combate para la operación en República Centroafricana pero ha defendido que "es un concepto que merece pasar ahora la prueba de los hechos" si la Política de Seguridad y Defensa Común (PSDC) europea "quiere ganar en credibilidad y reactividad", aunque ha recordado que su utilización es una cuestión "totalmente política".

La misión que ha dirigido ha contado con los elementos necesarios para llevarla a cabo, incluido por "primera vez" el uso de una unidad de la Gendarmería europea que ha tenido capacidad de "mantenimiento del orden" muy útil sobre el terreno, ha explicado.

También ha atribuido el "éxito" de la operación europea al hecho de que "la flexibilidad de empleo de las unidades ha sido facilitada por la ausencia de caveats, de normas de constreñimiento ligado a la participación de contingentes nacionales" que han sido "muy pocas" y a la coordinación "excelente" con la misión francesa Sangaris y la misión de la ONU (MINUSCA).

Por todo ello, ha defendido que la misión europea de transición de apoyo a la MINUSCA "podría constituir una referencia posible en materia de PSDC, incluso de tipo de misión puente en apoyo de un despliegue de la ONU".

El militar galo ha asegurado que la situación en Bangui se ha mantenido más tranquila y ha puesto en valor el papel que tendrá la nueva misión militar de asesoramiento de las fuerzas armadas de República Centroafricana que la UE ha acordado lanzar este lunes para ayudar al país a establecer "una hoja de ruta para la refundación" de su Ejército, que está sin armamento, entre otros por el embargo al país.

"No se ha logrado arreglar todo en RCA. El desarme de facciones y la rehabilitación de las fuerzas armadas centroafricanas siguen siendo un tema de actualidad", ha subrayado, incidiendo en la importancia de que el país no caiga bajo la influencia de grupos extremistas.

EUFOR CAR fue lanzada el 1 de abril de 2014 por un periodo de seis meses para contribuir a un entorno de seguridad en Bangui -dos distritos de la capital y el aeropuerto estuvieron bajo su responsabilidad-- y frenar la violencia interétnica entre milicias musulmanas y cristianas y dar tiempo al despliegue de la fuerza de la ONU. De hecho, su mandato fue prolongado tres meses más a petición de la ONU y las autoridades centroafricanas para dar tiempo a la ONU a completar el relevo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies