El jefe de rescate del 'Aquarius' asegura que su barco no dejará a ningún inmigrante en Libia

El Aquarius parte del puerto de València
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 05/08/2018 20:58:30CET

ROMA, 5 Ago. (Reuters/EP) -

El barco de rescate 'Aquarius', que este año atrapó a casi 3,000 migrantes del Mediterráneo, llevará a cabo misiones de rescate sin esperar órdenes de los guardacostas y no devolverá personas a Libia, según ha garantizado su jefe de búsqueda y rescate, Nick Romaniuk .

"Cuando veamos que hay un barco en apuros, con una alta probabilidad de que las personas mueran, iremos inmediatamente a rescatarlos de acuerdo con la ley marítima internacional", ha asegurado Romaniuk a Reuters a bordo del barco.

Durante el año pasado, los centros de coordinación pidieron a los buques de rescate que se pusieran en espera o esperaran una aclaración sobre ciertas cosas que se sumaron al peligro de que las personas necesiten ser rescatadas, razón por la cual ya no esperarían más, ha agregado.

El buque, de 77 metros de eslora y operado por la organización franco-alemana SOS Mediterranee, zarpó de Marsella esta semana en su décima misión del año.

El barco patrullará entre 25 y 30 millas de la costa libia, al oeste de Trípoli, una zona que se encuentra fuera de las aguas territoriales de Libia pero dentro de la región libia de búsqueda y rescate.

El derecho internacional establece que el país responsable de las operaciones en un área tiene la responsabilidad principal de desembarcar los buques de rescate.

Romaniuk ha asegurado que, si bien el barco seguiría respetando la ley marítima internacional, no llevará a la gente de vuelta a Libia porque no es un lugar seguro.

"Libia todavía no es reconocida como un puerto seguro, por lo que no vamos a llevar a la gente allí. Un rescate no puede terminar ahí. Así que, por el momento vamos a seguir atracando en puertos europeos. No vamos a dejarles en Libia. Es nuestra línea roja", ha dicho.

CONFLICTO CON SALVINI

En el pasado, el 'Aquarius' ha esperado órdenes de las autoridades antes de seguir adelante para rescatar a los migrantes con el objetivo de llegar a Italia desde Libia. Pero Italia ha endurecido su postura desde que el nuevo gobierno, una coalición que incluye al xenófobo partido de la Liga, asumió el poder a principios de este año.

El ministro del Interior y líder de esta formación, Matteo Salvini, ha encabezado una iniciativa para cerrar los puertos a barcos como el 'Aquarius' y ahora quiere que la mayor cantidad posible de gente acabe en suelo libio, donde se exponen a abusos y torturas.

Salvini ha acusado a SOS Mediterranee y otras organizaciones benéficas de actuar como un "servicio de taxi" mediterráneo para los inmigrantes.

Contador