Jobbik volverá a presentar en el Parlamento húngaro la enmienda que prohíbe reasentamiento de refugiados

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Jobbik volverá a presentar en el Parlamento húngaro la enmienda que prohíbe reasentamiento de refugiados

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán
REUTERS / LASZLO BALOGH
Publicado 14/11/2016 13:41:56CET

BUDAPEST, 14 Nov. (Reuters/EP) -

El partido nacionalista Jobbik ha anunciado este lunes que volverá a presentar en el Parlamento húngaro la enmienda constitucional que prohíbe el reasentamiento de refugiados en el país, después de que la medida, presentada por el primer ministro Viktor Orbán, no recibiera los votos necesarios la semana pasada.

El presidente del partido, Gabor Vona, ha anunciado a la prensa que prevé introducir de nuevo la enmienda, después de que la abstención de Jobbik en la votación de la semana pasada fuera uno de los motivos que impidió que la medida recibiera los dos tercios de votos necesarios.

El partido nacionalista había dicho que había bloqueado la aprobación de la enmienda por la negativa del Gobierno a anular un programa separado que permite a los extranjeros adquirir derechos de residencia en el país y había apuntado a que la respaldaría si el citado programa era suprimido.

La versión de Vona añadirá una cláusula de una frase a la enmienda suprimiendo los llamados 'bonos de residencia', de los que miles de extranjeros, principalmente chinos, se han beneficiado.

"Siempre hemos estado en contra de los bonos de residencia", ha sostenido Vona. "Con el plebiscito tras el referéndum recibimos una oportunidad de plantear esta cuestión de una manera más potente", ha añadido.

"Es completamente absurdo que hace dos semanas, tras una campaña antiinmigración que costó a los contribuyentes húngaros 15.000 millones de forint, que el Gobierno abriera un punto de venta de bonos de residencia en Irak, no lejos del centro de Estado Islámico", ha declarado.

Según el líder de Jobbik, el programa de residencia es un síntoma de lo que ha calificado de corrupción endémica en el aparato de estado húngaro. El Gobierno ha rechazado las acusaciones de corrupción.

Jobbik ha defendido una prohibición total de la inmigración pero votó en contra de la enmienda constitucional porque consideraban que era incompleta, al no referirse a los bonos de residencia. "Ahora veremos lo importante que es la enmienda constitucional para el Fidesz", el partido de Orbán, ha señalado Vona.

Orbán ha sostenido que la enmienda es necesaria para honrar el referéndum celebrado en octubre, en el que más de tres millones de húngaros, la aplastante mayoría de quienes votaron, rechazaron las cuotas de la UE estipulando el reasentamiento de refugiados.

Ceder a la demanda de Jobbik habría sido políticamente complicado para Orbán, por lo que el viernes anunció que el Gobierno no volvería a presentar la ley.

El último sondeo en octubre de Tarki muestra que Jobbik tiene un respaldo del 10 por ciento, frente al 14 por ciento en julio. Por su parte, Fidesz amplió su apoyo al 32 por ciento, frente al 30 por ciento. Las próximas elecciones están previstas en 2018.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies