La juez absuelve a Pistorius de todos los cargos de asesinato y aplaza para mañana el veredicto

El atleta sudafricano Oscar Pistorius reacciona durante la lectura del veredicto
POOL NEW / REUTERS
Actualizado 05/07/2015 7:23:50 CET

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

La juez sudafricana Thokozile Masipa ha absuelto al atleta Oscar Pistorius de todos los cargos de asesinato, argumentando que no podía prever que podía matar a alguien la noche en la que disparó a su novia Reeva Steenkamp, pero no se descarta que el velocista olímpico sea condenado por homicidio imprudente --lo que le acarrearía entre siete y diez años de cárcel-- en el veredicto final de mañana.

A lo largo de cuatro horas, la magistrada del Alto Tribunal de Pretoria ha leído las más de cien páginas de conclusiones tras 41 días de juicio al atleta. La juez Masipa ha ido punto por punto a través de las líneas argumentales de la defensa y de la acusación de Pistorius, quien en más de una ocasión ha roto a llorar durante la vista.

La Fiscalía había indicado que Pistorius mató a Steenkamp el 14 de febrero del año pasado tras de una acalorada discusión, mientras que la antigua estrella olímpica y paraolímpica dijo que disparó a su novia en un trágico accidente tras confundirla con un intruso en su casa.

Los hechos que no discuten ni la acusación ni la defensa es que Pistorius abrió fuego en cuatro ocasiones contra la puerta del baño y que su novia estaba en el interior de esta habitación, cerrada desde dentro. Steenkamp murió al recibir tres balazos y falleció a causa de sus heridas. Pistorius procedió a pedir ayuda, sacó a su novia del baño e intentó reanimarla.

A partir de ahí, la magistrada ha procedido a evaluar los diferentes aspectos tratados en el juicio. Primero, ha determinado que las proclamas de la defensa del atleta sudafricano sobre una posible contaminación de pruebas contra su cliente son "insignificantes" y no tendrán peso en el veredicto.

A continuación, la juez ha criticado el comportamiento de Pistorius como testigo, a quien describió como "contradictorio" y "con tendencia a dar evasivas". La magistrada Masipa extendió esta crítica al resto de testigos. "Han sido incapaces de discernir entre lo que sabían de primera mano, lo que escucharon de oídas y lo que escucharon en los medios de comunicación", según ha hecho saber durante la lectura del veredicto, recogida por la cadena BBC.

COMPORTAMIENTO NEGLIGENTE

El momento culminante de la vista ha llegado a una hora del final, cuando la juez ha descartado una condena por asesinato premeditado contra Pistorius, que de haber sido declarado culpable en esos términos se habría visto expuesto a cadena perpetua sin posibilidad de libertad como mínimo en 25 años.

"Claramente no preveía esto como una posibilidad de que mataría a la persona que estaba detrás de la puerta, mucho menos a la fallecida ya que pensaba que estaba en el dormitorio", ha señalado Masipa, mientras Pistorius lloraba.

Según ha explicado Masipa, "el Estado no ha probado más allá de dudas razonables que el acusado es culpable de homicidio premeditado". "Simplemente no existen hechos suficientes que respalden esa versión", ha aseverado.

"Simplemente no hay hechos suficientes que apoyen este aspecto", ha hecho saber la magistrada durante su declaración, que no supone en modo alguno una absolución para Pistorius, que todavía podría ser condenado por homicidio involuntario y podría pasar en la cárcel entre siete y diez años, a falta de que prosiga mañana la lectura del veredicto.

Sin embargo, la juez ha reservado los últimos momentos para acusar a Pistorius de comportarse de manera negligente durante el incidente. "Si la situación hubiera sido distinta, por ejemplo, si (Pistorius) se hubiera despertado con una figura desconocida al lado, quizás habría tenido razón a la hora de abrir fuego, pero este caso concreto, podía haber llamado a la Policía o pedir ayuda".

Con estas palabras, la juez ha aplazado la sesión hasta mañana. Pistorius se ha quedado unos instantes más, hablando con su tía y con su hermana, hasta que ha abandonado los juzgados escoltado por siete policías.