Un juez de Luisiana no estima necesario el aire acondicionado en un corredor de la muerte

 

Un juez de Luisiana no estima necesario el aire acondicionado en un corredor de la muerte

Actualizado 08/07/2015 22:18:47 CET

WASHINGTON, 8 Jul. (Reuters/EP) -

Un tribunal federal de apelaciones ha asegurado que no es necesario que Luisiana instale aire acondicionado en el corredor de la muerte de la principal prisión del estado, pero que el centro penitenciario ha violado los derechos constitucionales de tres condenados a muerte al someterlos a temperaturas extremas que suelen alcanzar los 38 grados en verano.

El quinto Tribunal de Circuito de Apelaciones en Nueva Orleans ha afirmado que un tribunal de una instancia judicial más baja abusó de su discreción al solicitar a Luisiana que mantuviera el índice de calor --que combina temperatura y humedad-- por debajo de los 31 grados para las decenas de presos condenados a muerte en la prisión estatal, en Angola.

Al revocar dicho mandato este miércoles, la juez de circuito Edith Jones ha asegurado que Luisiana sólo necesita proporcionar asistencia a los condenados a muerte Elzie Ball, Nathaliel Code y James Magee, cuyas condiciones de vida violaron la octava enmienda que prohíbe el castigo cruel e inusual.

"Aún suponiendo que el aire acondicionado es un remedio aceptable aquí --que no lo es-- es posible proporcionar aire acondicionado sólamente a estos tres presos" acercándoles a la parte de los guardas, que cuenta con aire más frío, ha escrito la juez Jones. Cualquier otro remedio como incrementar su acceso al agua, al hielo y a las duchas frías "debe ser proporcionado a estos tres prisioneros", ha añadido la juez.

Ball sufre de diabetes y obesidad, Code de hepatitis y obesidad y Magee de colesterol y depresión, y los tres padecen hipertensión, según han asegurado varios documentos del tribunal. Los condenados a muerte de la prisión de Angola pasan 23 horas al día en sus celdas.

Las autoridades estatales desarrollaron el año pasado un plan para refrescar el corredor de la muerte de Angola tras el mandato judicial emitido por el juez Brian Jackson del tribunal federal de Baton Rouge. Jackson aprovó el plan en mayo de 2014, pero el quinto tribunal de circuito paralizó la medida.

Mercedes Montagnes, abogada de la iniciativa Promesa de Justicia, organización sin ánimo de lucro que representa a los tres presos, ha asegurado que la reducción de la medida cautelar "ignora las realidades de administrar una prisión", aunque ha valorado positivamente las conclusiones sobre la violación a la octava enmienda. "La gente se está cociendo dentro de estas prisiones", ha manifestado Montagnes.

Conocido como "la Alcatraz del sur", el complejo penitenciario de Angola es una de las mayores cárceles de máxima seguridad en el país y cuenta con más de 5.300 reclusos.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies