Juncker dice que no habrá nuevas adhesiones a la UE si no se resuelven antes disputas territoriales en los Balcanes

El presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker
REUTERS
Actualizado 06/02/2018 17:44:46 CET

Bruselas presenta estrategia que abre la puerta a la entrada de Montenegro y Serbia en 2025 y a avances con Kosovo "una vez que las circunstancias lo permitan"

BRUSELAS, 6 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha avisado de que no entrarán nuevos países en la Unión Europea de los Balcanes occidentales sino resuelven antes las disputas territoriales y ha dejado claro que la fecha para la posible adhesión de Serbia y Montenegro en 2025 que contempla la nueva estrategia comunitaria para los Balcanes presentada s este martes es meramente "indicativa" y no entrarán si no cumplen las condiciones.

"No puede haber nuevas ampliaciones a los países de los Balcanes occidentales sin que las disputas fronterizas se hayan resuelto antes. Este juego de decir que este problema se resolverá después de la adhesión no puede ocurrir ya. Estos problemas deben resolverse antes de que haya una nueva adhesión o no habrá más", ha avisado durante un debate sobre el futuro de Europa ante el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo, en el que ha pedido "responsabilidad" a Eslovenia y Croacia, que ya son miembros de pleno derecho de la UE, para resolver su disputa fronteriza.

"Nos gustaría ver la ampliación a los Balcanes occidentales. No es que quiero que entren sin cumplir las condiciones. No han cumplido las condiciones todavía y algunos están lejos de cumplir las condiciones", ha recalcado. "Pero tenemos que tender la mano a nuestros socios en los Balcanes occidentales y ayudarles a perseguir este camino difícil, que Serbia y Montenegro pueden hacer", ha remachado, dejando claro que la perspectiva de entrada al bloque "para 2025" de Serbia y Montenegro, los dos que "más progresos" han hecho hasta la fecha, es "una fecha indicativa".

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y el comisario de Ampliación, Johannes Hahn, han presentado horas después los detalles de la estrategia de la UE para 'un proceso de ampliación creíble para los Balcanes occidentales y una implicación reforzada de la UE" en rueda de prensa en Estrasburgo.

"Esta estrategia da una perspectiva concreta, inequívoca y compartida para la integración en la Unión Europea para cada uno de nuestros seis socios", ha resumido la jefa de la diplomacia europea, que ha dejado claro que "obviamente" se trata de un proceso "basado en los méritos propios" y cada país avanzará a su ritmo. "La necesidad de reformas es clara", ha remachado.

Mogherini ha defendido que el 2025 es "una perspectiva realista para completar el proceso de negociación para los que actualmente están negociando" con la UE la adhesión, es decir Serbia y Montenegro.

"Pero también para otros que podrían comenzar a negociar en el futuro próximo. Personalmente espero que otros comiencen negociaciones en los próximos meses", ha puntualizado. "No hay garantías", ha agregado Hahn, que ha insistido en que se trata del "mejor escenario" y que las condiciones que deben cumplir no se relajarán "de ninguna manera".

NORMALIZACIÓN COMPLETA ENTRE SERBIA Y KOSOVO

La jefa de la diplomacia europea ha dado por hecho que Serbia deberá reconocer a Kosovo, al que España tampoco reconoce y excluye del proceso de ampliación a los Balcanes, para poder entrar. Tampoco le reconocen su independencia Grecia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia.

"Sí, por supuesto. El diálogo entre Serbia y Kosovo es absolutamente esencial, primero para Serbia, pero también para Kosovo (...) Es importante para sus respectivas perspectivas en términos de la UE. Ellos lo saben", ha asegurado Mogherini, al ser preguntada por si Belgrado deberá reconocer a Kosovo específicamente para poder entrar.

Mogherini ha confiado en que Kosovo y Serbia concluyan "exitosamente" la "nueva fase para la normalización de sus relaciones" que comenzaron a negociar en julio "para el final" del mandato de la Comisión actual, que concluye en noviembre de 2019.

"La perspectiva de que todos los Balcanes entren en la UE está en el interés de todos los Estados miembro de la UE", ha avisado Mogherini, que ha insistido en que su adhesión es la "única manera" de garantizar la estabilidad de una región "en guerra" hace 20 años y evitar que aumente la radicalización, el crimen organizado y los flujos migratorios en la misma.

"Kosovo tiene una oportunidad para hacer un avance sostenido a través de la aplicación del Acuerdo de Asociación y Estabilización y para avanzar en su camino europeo una vez las circunstancias objetivas lo permitan", asegura Bruselas en el texto de la estrategia.

Este también deja claro que "un acuerdo de normalización completo, jurídicamente vinculante, es urgente y crucial para que Serbia y Kosovo puedan avanzar en su respectivo camino europeo" y que "se deben crear acuerdos especiales y compromisos irrevocables para garantizar que nuevos Estados miembro no estén en posición de bloquear la adhesión de otros candidatos en los Balcanes".

EXPORTAR ESTABILIDAD O IMPORTAR INESTABILIDAD

"Uno de los mensajes claros de esta estrategia es que la UE, sus Estados miembro, nunca aceptarán a un nuevo Estado miembro que no haya resuelto sus cuestiones bilaterales pendientes, sus conflictos", ha subrayado Hahn, que ha defendido el proceso de ampliación. "Exportamos estabilidad o importamos inestabilidad", ha avisado.

En el texto, Bruselas deja claro que "la UE no aceptará importar estas disputas y la inestabilidad que pueden conllevar" y por tanto "soluciones definitivas y vinculantes deben encontrarse y aplicarse antes de que un país entre". "La política de ampliación de la UE debe continuar exportando estabilidad. Por tanto la UE no puede y no importará disputas bilaterales", zanja en el texto.

La Comisión reconoce en su estrategia que la Antigua República Yugoslava de Macedonia y Albania, que tienen el estatus de país candidato a la adhesión desde diciembre de 2005 y junio de 2014, respectivamente, han hecho "un progreso significativo en su camino europeo" y está "lista para preparar recomendaciones para abrir negociaciones de adhesión" si cumplen las condiciones para ello. "Si lo hacen bien, podría ocurrir en junio", según fuentes comunitarias.

También se compromete a preparar su opinión sobre la petición de adhesión de Bosnia y Herzegovina en cuanto reciba las respuestas completas al cuestionario que le ha remitido para evaluar su candidatura. El proceso de adhesión sigue en manos de los Estados miembro, que deben decidir por unanimidad tanto la concesión del estatus de país candidato como la entrada de nuevos miembros.

ESTADO DE DERECHO Y CONDICIONALIDAD REFORZADA

Hahn ha explicado que reorientarán 500 millones de euros del presupuesto europeo para financiar seis iniciativas encaminadas a reforzar el Estado de Derecho en los socios; la cooperación en seguridad e inmigración; su desarrollo socioeconómico, infraestructuras de transportes y energía para conectarles a Europa; promover los servicios digitales, incluido una reducción de los costes del roaming y el despliegue de la banda ancha y otra para apoyar la reconciliación y relaciones de buena vecindad.

"La condicionalidad vinculada a nuestra asistencia bilateral será reforzada", avisa Bruselas en el texto, en el que deja claro que "la meta clave" para evaluar a los países serán las reformas en materia del Estado de Derecho, los derechos fundamentales y el buen Gobierno. "El Estado de Derecho debe reforzarse significativamente", asegura en el texto, en el que denuncia "los vínculos con el crimen organizado y la corrupción en todos los niveles del Gobierno y la Administración" que se da en los países de la región.