Juncker se reunirá este martes con el nuevo canciller austriaco tras formar Gobierno con la extrema derecha

Sebastian Kurz
REUTERS / LEONHARD FOEGER
Actualizado 18/12/2017 15:05:47 CET


Tusk confía en que el Gobierno austriaco mantenga "un papel constructivo y proeuropeo" en la UE

BRUSELAS, 18 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, recibirá este martes al nuevo canciller austriaco, Sebastian Kurz, en Bruselas tras el acuerdo alcanzado para formar Gobierno entre su partido conservador, el partido Popular (OVP) y el ultraderechista Partido de la Libertad (FPO).

El Ejecutivo comunitario ha evitado aclarar si se plantean o no sanciones de la Unión Europea contra Austria como ocurrió en el año 2000 en respuesta a la llegada al poder del entonces líder del FPO Joerg Haider.

"Es el presidente (Juncker) el que va a posicionar a la institución mañana tras la reunión con el canciller austriaco", ha zanjado en rueda de prensa el portavoz jefe del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas, al ser preguntado por la posibilidad de nuevas sanciones contra Austria como ocurrió en el año 2000 y si el Ejecutivo comunitario comparte que la situación es diferente ahora, como ha apuntado el comisario de Economía y Asuntos Financieros, Pierre Moscovici.

"La situación es sin duda diferente respecto al precedente en el año 2000. Aunque la presencia de le extrema derecha en el poder nunca es anodina", aseguró el comisario galo este domingo a través de su perfil de Twitter, donde reclamó "la vigilancia de los demócratas adheridos a los valores europeos" en Austria en respuesta a la coalición de Gobierno formada.

El portavoz comunitario ha insistido en que será Juncker el que fijará la posición del Ejecutivo comunitario tras la reunión de este martes, previsto a las 21.00 horas. "Tenemos costumbre de comentar las reuniones después de que ocurran", ha remachado.

Schinas ha insistido en que el Ejecutivo comunitario tiene "interlocución con el Gobierno austriaco", ha valorado que Bruselas "será el primer destino" al extranjero del nuevo canciller austríaco y ha rechazado caracterizar al partido de la Libertad, al ser preguntado si cree que es una formación de extrema derecha o populista.

También ha rechazado pronunciarse sobre el programa de Gobierno contra la inmigración y un sistema de reparto de acogida de refugiados en base a cuotas ni sobre la participación del del FPO en una reunión en Praga de los partidos antiinmigración en Europa, entre ellos, el Frente Nacional, cuya líder, Marine Le Pen. Esta apeló a"destruir desde dentro a la UE".

"No he tenido ocasión de ver las conclusiones" de la reunión en Praga, ha esgrimido el portavoz comunitario, que ha remitido a la "voluntad de todos de llegar a un acuerdo global sobre la cuestión de la inmigración, que incluye todos los elementos que están sobre la mesa" en junio, tal y como expresaron los líderes europeos en la cumbre de la semana pasada.

"Estamos en diciembre. Tenemos seis meses de trabajo", ha remachado, confiando en que se dé con una solución "que responda a la preocupación de todos".

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien reclamó la semana pasada aparcar el sistema obligatorio de cuotas para repartir los esfuerzos de acogida de refugiados entre países al considerarlo "ineficaz", ha felicitado "calurosamente" al nuevo canciller austriaco y ha confiado en que su Gobierno continúe "desempeñando un papel constructivo y proeuropeo".

"Confío en que el Gobierno austríaco continuará desempeñando un papel constructivo y proeuropeo en la Unión Europea", ha trasladado Tusk en una misiva a Kurk, al que ha recordado que ello es "especialmente importante" en un momento en el que los líderes europeos están "más" implicados de forma directa en "cuestiones políticas sensibles".

Tusk ha confiado en poder reunirse "pronto" con Kurz y en poder cooperar "de cerca" durante la presidencia turno de la Unión que ostentará Austria en la segunda mitad del 2018.