Kenia niega la crisis monetaria y pide a sus inversores que se mantengan fieles

Actualizado 02/01/2008 19:57:36 CET

NAIROBI, 2 Ene. (EP/Reuters) -

El ministro de Finanzas keniano, Amos Kimunya, aseguró hoy en conferencia de prensa que el chelín keniano está "bajo control" y que el Banco Central "no ha dado ninguna alarma", por lo que instó a los inversores a mantenerse fieles a su economía, la más grande del este de África.

Kimunya dijo que los inversores "adoptarán una actitud de esperar y ver, por lo que habrá poco intercambio", aunque aseguró que Kenia está en una posición "cómoda", por lo que no está preocupado. Sin embargo, la confusión ha provocado que el chelín keniano lleve seis semanas a la baja respecto al dólar americano (66.90 dólares).

Un inversor de Londres declaró que "no hay muchos intercambios porque no están los grandes inversores. No pueden tener la liquidez que necesitan". Otro inversor de Johanesburgo aseguró que "hubo mucho pánico de los importadores locales".

El chelín abrió hoy con dos horas de retraso al mismo valor que cerró el 24 de diciembre y el 27, antes de las elecciones. El retraso se ordenó para dar tiempo a los bancos para que hablasen con sus clientes y determinar el nivel de demanda y oferta, aunque no hubo intercambio alguno durante horas.

El veterano inversor del Banco I&M Bethuel Karanja dijo que "se han realizado intercambios entre 66 y 69, pero la gente aún está digiriendo lo que está pasando". Los inversores kenianos esperan que la divisa local se debilite respecto al dólar estadounidense, a pesar de que se ha ido fortaleciendo en 2007, debido a la violencia post electoral, que ha matado ya a unas 300 personas.

El índice de Intercambio de Valores de Nairobi (NSE 20) cayó un 5 por ciento y cerró en 5.167,18 puntos. El 24 de diciembre cerró en 5.444,83 puntos, mientras que hace casi un año, el 12 de enero de 2007, se situó en 6.161,46 puntos. Según un inversor, esta situación es fruto de la "incertidumbre política".

En Kenia, los sectores líderes de materias primas suspendieron las subastas semanales hasta que se alcance la "normalidad". La del té programada para hoy hubo de ser aplazada hasta la próxima semana, mientras que la del café pasará del 8 de enero al 15.

Los líderes del negocio declararon que el intercambio se verá dañado en todos los sectores si continúa la confusión y afirmaron que el Gobierno está perdiendo 2.000 millones de chelines (21,29 millones de euros) por cada día que han tenido la Bolsa cerrada por la violencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies