Kenny vaticina tiempos difíciles para las familias irlandesas

Actualizado 05/12/2011 9:54:22 CET

DUBLÍN, 5 Dic. (Reuters/EP) -

El 'premier' irlandés, Enda Kenny, ha advertido de que se avecinan tiempos difíciles para la economía irlandesa, en el primer mensaje televisivo nacional emitido desde hace 25 años. Kenny ha avisado que la situación para muchas familias irá a peor, antes de que comience a mejorar.

Esta comparecencia viene al hilo de la definición del primer presupuesto del Gobierno de Kenny, el más duro de toda la legislatura, en palabras del primer ministro, y que será revelado entre el lunes y el martes.

"Me encantaría deciros esta noche que los problemas económicos se han solucionado, que lo peor ha pasado, pero, para muchos de vosotros, esto no es la verdad", ha confesado Kenny, flanqueado por las banderas irlandesa y de la UE.

"Me gustaría contaros que el presupuesto no impactará en los ciudadanos más necesitados, pero no puedo hacerlo", ha reconocido. "El presupuesto será duro porque tiene que serlo", ha agregado.

Sin embargo, Kenny ha sostenido que "pretende ser el primer ministro que devuelva a Irlanda su soberanía económica". El primer ministro de Irlanda ha explicado que la recuperación económica del país también depende de que los prestamistas europeos solventen la problemática que ha originado la crisis de la deuda soberana y que ha azotado con virulencia los mercados financieros europeos.

Al respecto, Kenny ha insistido en que "Irlanda respalda una gobernanza económica más fuerte en toda Europa y, particularmente, en la zona euro". "Los prestamistas europeos deben tomar y, mucho más importante ahora, deben implementar decisiones claras esta semana para demostrar nuestra determinación común a proteger nuestra moneda", ha preconizado Kenny, en alusión a la reunión que mantendrán este lunes la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, los conductores de la locomotora de la eurozona en este contexto de convulsión, y en vistas a la cumbre que se celebrará a finales de esta semana.

Este mensaje televisivo está amparado por una ley aprobada en 2009 que permite al 'Taoiseach' irlandés (primer ministro de Irlanda) comparecer a nivel nacional por razones de "emergencia mayor".

Asimismo, Kenny también está inmerso en su intento de no caer en las encuestas de opinión, a tenor de las severas medidas de austeridad que el Gobierno irlandés tiene que aprobar para acometer el plan de ajustes requerido por la UE a raíz de la concesión de un rescate financiero.

De acuerdo con la última encuesta, divulgada este domingo, el partido Fine Gael, liderado por Kenny, mantiene un 32 por ciento del apoyo, cuatro puntos menos que en las elecciones. No obstante, un 62 por ciento de los encuestados no confían en que el Gobierno sea capaz de manejar las finanzas públicas del país.