Kenyatta encabeza la jornada inaugural del Parlamento de Kenia en medio del boicot de la oposición

 

Kenyatta encabeza la jornada inaugural del Parlamento de Kenia en medio del boicot de la oposición

Contador
El presidente de Kenya Uhuru Kenyatta
REUTERS / THOMAS MUKOYA
Publicado 13/09/2017 4:39:05CET

MADRID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha encabezado este martes la jornada inaugural del Parlamento del país, un acto boicoteado por la oposición debido a la anulación por parte del Tribunal Supremo de la victoria del mandatario en las elecciones celebradas en agosto.

La inauguración del Parlamento ha sido justificada por Kenyatta, quien ha resaltado que "el mandato del presidente dura hasta que otro jure el cargo", en medio de las denuncias de la oposición, que ha celebrado un acto de protesta encabezado por el líder opositor, Raila Odinga.

Durante el mismo, Odinga ha amenazado con boicotear las nuevas elecciones, convocadas para el 17 de octubre, si la comisión electoral no responde a sus exigencias de remodelación antes de los comicios, según ha informado el diario local 'Standard'.

"La comisión electoral es el ladrón que robó las elecciones a favor del Jubileo --la coalición gubernamental--", ha dicho, recalcando que "no habrá elecciones si no se satisfacen las demandas (de la oposición)".

La coalición opositora Super Alianza Nacional de Kenia (NASA) ha formulado un total de nueve demandas que considera básicas para garantizar la limpieza de las elecciones, incluido el cese de varios funcionarios involucrados en los comicios de agosto.

La inauguración del Parlamento y la manifestación opositora han tenido lugar apenas un día después de que Kenyatta amenazara con promover un 'impeachment' contra Odinga en caso de que se haga con la victoria el 17 de octubre.

"A día de hoy, incluso si Raila es elegido (presidente), ¿cómo va a gobernar el país?", se preguntó, apuntando al control de su partido Jubileo de ambas cámaras del Parlamento.

"Podemos cambiar la Constitución sin (el apoyo de) ningún de la NASA", dijo, subrayando que "incluso si es elegido existe la oportunidad de hacer un 'impeachment' en el Parlamento en dos o tres meses".

En respuesta, Moses Wetangula, uno de los principales líderes de la NASA, indicó que el partido de Kenyatta "no cuenta con los parlamentarios suficientes para sacar adelante el 'impeachment'".

Wetangula afirmó que Kenyatta "está mal informado sobre las cláusulas de la Constitución", recordando que el partido gubernamental "no cuenta con una súper mayoría en la Asamblea Nacional ni el Senado". Para ello serían necesarios dos tercios de los escaños, cifra con la que no cuenta el Jubileo.

LA ANULACIÓN DE LA VICTORIA DE KENYATTA

El Tribunal Supremo de Kenia ordenó el 1 de septiembre la anulación de la victoria del presidente afirmando que los resultados son "inválidos y nulos" a causa de las "irregularidades" registradas en las elecciones celebradsa en agosto.

"Las elecciones no son un evento, sino un proceso. Tras considerar la totalidad de las pruebas, creemos que las elecciones no se llevaron a cabo de acuerdo con los dictados de la Constitución y los principios aplicables", dijo el presidente del Supremo, David Maraga.

Tras el fallo, Kenyatta afirmó que no estaba de acuerdo con la anulación de su victoria, si bien recalcó que "respeta" la decisión.

La NASA rechazó los resultados oficiales, que concedieron la victoria a Kenyatta con 1,4 millones de votos, esgrimiendo que el sistema informático de la Comisión Electoral sufrió un ciberataque que permitió manipular los datos.

La Comisión Electoral admitió que sufrió un ataque informático y, tras una investigación interna, concluyó que no tuvo ninguna consecuencia en el escrutinio de los votos emitidos.

Sin embargo, Odinga aseguró que en más de un tercio de los centros de votación se produjeron fallos por irregularidades en el proceso electrónico de transmisión de votos y acudió al Tribunal Supremo para que se pronunciara sobre lo sucedido.

La denuncia de fraude electoral por parte de la oposición desató violentas protestas en Nairobi y otras ciudades que dejaron decenas de muertos e hicieron temer una crisis postelectoral similar a la de 2007, que se saldó con más de mil muertos y 600.000 desplazados.

Odinga ya denunció fraude electoral en 2007 --cuando perdió frente a Mwai Kibaki-- y 2013. La última vez también acudió a los tribunales, que terminaron dando la razón a Kenyatta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies