Kerry advierte de que no va a entrar en "un toma y daca" con Irán sobre la lucha contra el Estado Islámico

Actualizado 05/07/2015 1:04:59 CET

PARÍS, 15 Sep. (Reuters/EP) -

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha aclarado este lunes que no va a entrar en "un toma y daca" con Irán sobre la eventual colaboración entre estos países, tradicionalmente enemigos, para combatir al Estado Islámico.

"No voy a entrar en un toma y daca. No quiero hacerlo. No creo que sea constructivo, francamente", ha dicho Kerry a la prensa desde la residencia del embajador de Estados Unidos en París, después de la conferencia internacional sobre el Estado Islámico.

Kerry se ha referido a las declaraciones del líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, según las cuales la República Islámica ha rechazado una reunión entre su embajador y el de Estados Unidos en Irak, solicitada por el país norteamericano, "para discutir la coordinación en la lucha contra el Estado Islámico".

"No tengo ni idea de qué coordinación hablan en función de una discusión que puede o no haber tenido lugar, pero no nos vamos a coordinar con Irán. Punto", ha aclarado el jefe de la diplomacia estadounidense.

A pesar de que Estados Unidos está buscando alianzas de todo tipo para frenar el avance del Estado Islámico en Irak y Siria, ha cerrado la puerta a Irán, precisamente, por su intervención a favor del régimen de Bashar al Assad en Siria.

CONVERSACIONES NUCLEARES

No obstante, Kerry se ha mostrado "esperanzado" de que Teherán y Washington puedan encontrar puntos de acuerdo de cara a la próxima ronda de negociaciones sobre el programa nuclear iraní, que comenzará el jueves.

"No expreso niveles de optimismo, simplemente confío en que sea posible encontrar una forma de llegar a un acuerdo que es importante para el mundo", ha dicho.

Sin embargo, ha subrayado que "aún hay algunas cuestiones muy difíciles" por resolver. "Y espero que Irán haga todo lo que esté en su mano para ser creativo y ayudar en un proceso en el que los dos necesitamos serlo", ha apuntado.

En noviembre de 2013, Irán y el Grupo 5+1 llegaron a un acuerdo por virtud del cual Teherán se comprometió a reducir sus niveles de enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento progresivo de las sanciones en su contra.

Aunque este acuerdo solamente debía estar en vigor seis meses, en julio las partes decidieron darse hasta noviembre de 2014 para superar los escollos para llegar a un acuerdo definitivo que acabe con la controversia sobre el programa nuclear iraní.

El acuerdo definitivo contemplaría que Irán pueda mantener un programa de enriquecimiento de uranio dentro de unos términos pactados y limitados. A cambio, la República Islámica debe despejar todas las dudas sobre la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies