Kerry a Zarif: "El pasado sí importa"

John Kerry, Javad Zarif y Catherine Ashton
LEONHARD FOEGER / REUTERS
Actualizado 25/06/2015 17:58:56 CET

VIENA, 25 Jun. (Reuters/EP) -

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha llamado al ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, para aclarar que Teherán debe responder a las preguntas sobre las intenciones pasadas de su programa nuclear, según las autoridades.

Las llamadas se han producido después de que Kerry causara sorpresa entre algunos diplomáticos occidentales tras las declaraciones de que Estados Unidos "no está obsesionado" con el pasado iraní, sobre el que tiene "un conocimiento absoluto", y por lo tanto quiere avanzar en el futuro.

En este sentido, los diplomáticos han mostrado "su preocupación" porque Kerry habría retrocedido en demandas cruciales en las conversaciones y han apuntado que Washington ha reducido la presión sobre el pasado nuclear en aras de conseguir un pacto a toda costa.

"Sospecho que de forma accidental dejó entrever su postura en las negociaciones con los iraníes", dijo a la agencia Reuters un diplomático que prefirió conservar el anonimato.

Sin embargo, un día después de las declaraciones de Kerry, un portavoz del Departamento de Estado aseguró que sus palabras habían sido malinterpretadas y les restó importancia.

"Kerry ha llamado a Zarif y le ha dicho que el pasado importa y que Estados Unidos está insistiendo en que la cuestión de las posibles dimensiones militares debe resolverse en las negociaciones", ha relatado una fuente próxima a las negociaciones.

"Han existido dos llamadas de Kerry a Zarif en las que ha corregido su postura. Le dijo a Zarif que había sido malentendido y que las actividades del pasado son importantes y deben ser clarificadas", ha confirmado a Reuters un alto cargo iraní.

Otro alto cargo estadounidense, que también ha confirmado la existencia de estas llamadas, ha negado que exista un cambio con respecto a la postura de su país. "Estados Unidos siempre ha dejado clara nuestra posición y no ha cambiado", ha sentenciado.

Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China se autoimpusieron el plazo del 30 de junio para sellar un acuerdo nuclear a largo plazo con Irán, según el cual reduciría su actividad más sensible durante al menos una década a cambio de un levantamiento de las sanciones.

"PODRÍA SER MUY DÉBIL"

De las seis potencias occidentales, Francia es la más cercana a Israel y Arabia Saudí, enemigos regionales de Irán que se oponen a un acuerdo argumentando que éste le permitirá continuar desarrollando sus capacidades nucleares.

Según un diplomático francés, Kerry "tranquilizó" al ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius, a comienzos de esta semana. "Si vamos a saber hasta qué punto Irán está dispuesto a llegar ahora, tenemos que saber hasta qué punto lo estuvo en el pasado", ha dicho el diplomático, que ha agregado que París y Washington comparten el mismo punto de vista.

Un grupo de destacados asesores de seguridad estadounidenses, cinco de ellos cercanos al presidente, Barack Obama, señalaron el miércoles que el acuerdo podría ser "demasiado débil" como para proporcionar las garantías necesarias.

Olli Heinonen, un experto nuclear de la Universidad de Harvard y antiguo subdirector general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), ha pronosticado que la cuestión de las dimensiones militares iraníes será la última en resolver durante las conversaciones y ha asegurado que no puede quedar "bajo la alfombra". "No es necesario saber con pelos y señales el programa nuclear del pasado, pero sí es necesario conocer hasta dónde fueron capaces de llegar", ha asegurado.