Khan centra su primer discurso como mandatario en reducir la deuda nacional de Pakistán

Imran Khan, nuevo primer ministro de Pakistán
REUTERS / HANDOUT .
Publicado 20/08/2018 3:03:25CET

ISLAMABAD, 20 Ago. (Reuters/EP) -

El nuevo primer ministro de Pakistán, Imran Khan, que juró el cargo este sábado, ha hecho un llamamiento este domingo para que las clases altas comiencen a pagar más impuestos, al tiempo que ha anunciado la puesta en marcha de una campaña de austeridad para intentar reducir la deuda nacional. Para ello, ha informado de que pretende servir de ejemplo y va a vender toda la flota de coches blindados con los que cuenta el Gobierno pakistaní.

En su primera intervención como primer ministro, Khan ha explicado la hoja de ruta que planea seguir para lograr "un nuevo Pakistán" y ha insistido en la necesidad de reformar el país mediante la introducción de un "Estado del Bienestar islámico", reducir la pobreza y acabar con los niveles de deuda nacionales.

"Nos hemos formado un muy mal hábito que consiste en vivir a base de préstamos y ayudas por parte de otros países", ha apuntado Khan, en un discurso retransmitido por televisión. "Ningún país puede prosperar de esa forma. Un país debe poder mantenerse sólo", ha añadido.

Khan, de 65 años y una antigua leyenda del cricket en el país, juró su cargo como primer ministro este sábado, después de que su partido ganase las elecciones el mes pasado.

Las propuestas políticas que le han valido a Khan la victoria en las elecciones se han centrado sobretodo en la lucha contra la pobreza y acabar con la corrupción en el Gobierno, unas promesas que han resonado ante todo con los jóvenes y la clase media del país, que cuenta con más de 208 millones de habitantes.

No obstante, el nuevo primer ministro ha heredado una gran cantidad de problemas políticos y económicos tanto nacionales como internacionales, entre los que se incluye una importante crisis diplomática con uno de sus aliados extranjeros más importantes, Estados Unidos.

Durante su intervención, Khan ha criticado duramente el estilo de vida "decadente" que han estado llevando las élites en el Gobierno hasta su llegada, por lo que ha anunciado que durante su mandato vivirá en una casa pequeña de tres habitaciones en vez del palacete destinado a ser la residencia del primer ministro.

En ese sentido, Khan planea sólo tener dos sirvientes en vez de los 524 que se destinan normalmente a los mandatarios. También ha anunciado que va vender la flota de coches blindados con cristales antibalas con los que cuenta el Gobierno destinados exclusivamente al primer ministro, con el objetivo de colaborar en el déficit que sufre el país.

"Quiero que mi pueblo sepa que voy a llevar una vida sencilla. Voy a ahorrar vuestro dinero", ha asegurado.

Lo más leído