La Seguridad kirguís cita a los líderes del principal partido de la oposición por los disturbios de ayer

Actualizado 20/04/2007 13:25:44 CET

BISHKEK, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Comité de Seguridad Nacional ha citado a los líderes del principal partido de la oposición kirguís, Frente Unido --excepto a los que cuentan con un escaño parlamentario-- para investigar los disturbios ocurridos anoche en la capital, según informaron hoy fuentes del Comité.

"A las 6:00 horas (2:00, hora española), se ha citado a todos los líderes del Frente Unido que no tienen inmunidad para ser interrogados en una investigación sobre la organización y los disturbios públicos de Bishkek", explicó Murat Sutalinov, responsable del Comité.

Una portavoz del partido indicó a primera hora de hoy que la Policía había investigado las oficinas del Frente Unido y suspendido la publicación del mayor periódico de la oposición, 'Agym'.

Por su parte, el Ministerio de Salud kirguís explicó también hoy que seis manifestantes y dos policías han sido hospitalizados con heridas recibidas durante la jornada de ayer, al tiempo que informes policiales indicaron que 35 personas fueron detenidas.

Los líderes de la oposición han negado cualquier tipo de responsabilidad con los sucesos de ayer y responsabilizan de los mismos a los agentes de seguridad. Según han precisado, la Policía actuó de manera desproporcinada y la multitud desoyó sus órdenes, lo que causó que se extendieran el caos y los enfrentamientos.

En este sentido, la formación opositora liberal Movimiento por las Reformas ha anunciado que la suspensión por el momento de las concentraciones. "La Policía ha actuado inadecuada, cruel y cínicamente contra los manifestantes, y esta es la razón por la que suspendemos las reuniones", indicó un miembro de este partido y parlamentario, Kubatbek Baibolov.

Otro representante parlamentario, Temir Sariyev, indicó que los disturbios estuvieron protagonizados por la propia Policía: "Fue un escenario especial para las autoridades", remachó.

Ambos líderes, en cambio, marcaron distancias con el Frente Unido, a la que consideran la organización más "radical" en los disturbios de ayer, según Baibolov.

Aproximadamente 7.000 personas se concentraron anoche ante las oficinas de Bakiyev, situadas en el centro de la ciudad, en lo que supuso el noveno día consecutivo de protestas contra el Gobierno. El objeto de la protestas era exigir la dimisión de Bakiyev, reclamar la realización de reformas constitucionales inmediatas y la celebración con prontitud de elecciones presidenciales.

Bakiyev fue elegido presidente después de que su antecesor, Askar Akayev, fuera expulsado del poder en marzo de 2005. No obstante, el nuevo Gobierno ha sido acusado de corrupción. La semana pasada, cientos de opositores instalaron tiendas en la principal plaza de Bishkek y dijeron que no se moverían mientras el mandatario no renunciase.

Desde el pasado 9 de abril, la oposición kirguís pide al Gobierno que cree una nueva Constitución que ponga límite a los amplios límites presidenciales. El día 10 del mismo mes, Bakiyev, presionado por el primer ministro, Almaz Atambayev, firmó un proyecto constitucional y lo entregó a la Asamblea Legislativa. Sin embargo, las protestas callejeras continúan y los diputados se resisten a debatir el texto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies