El enviado de la ONU para Kosovo constata las diferencias entre las partes en el primer contacto directo

Actualizado 24/07/2006 21:12:20 CET

El presidente y primer ministro de Serbia insisten en su rechazo a la independencia, defendida por los responsables kosovares

VIENA, 24 Jul. (EP/AP) -

Los dirigentes serbios y albano-kosovares mantienen posturas separadas sobre la solución final para la provincia serbia de Kosovo, según indicó hoy el enviado especial de la ONU para Kosovo, Martti Ahtisaari, al término del primer encuentro directo entre los líders de ambas partes.

"Belgrado estaba dispuesto a dar todo menos la independencia y Pristina no quería otra cosa sino la independencia", señaló Ahtisaari en rueda de prensa tras la reunión que mantuvieron en Viena hoy los dirigentes de las dos partes con el fin de resolver la disputa sobre Kosovo. "Es evidente que las dos partes están bastante separadas", constató.

El objetivo de la reunión de hoy era que ambas partes presentaran sus puntos de vista, explicó Ahtisaari, añadiendo que podría tener que convocar otra reunión de los dirigentes. A debate estaba si Kosovo se convertiría en independiente, como pide su mayoría étnica albanesa, o conseguía una mayor autonomía pero dentro de las fronteras de Serbia, como quieren los dirigentes serbios.

La atmósfera de las conversaciones, que se produjo en un palacio en Viena, fue mejor de lo esperado, indicó el ex presidente finlandés. "No era algo fácil para ambas partes el acudir a una reunión de este tipo", admitió.

La delegación serbia estaba encabezada por el presidente, Boris Tadic, y el primer ministro, Vojislav Kostunica, mientras que la delegación albano-kosovar la encabezaba el presiente, Fatmir Sejdiu, y el primer ministro de la provincia, Agim Ceku, así como dos dirigentes de la oposición.

En la misma rueda de prensa, Tadic dijo que las diferencias entre ambas partes no eran sustanciales y que Serbia se opone fuertemente a la independencia de la provincia. "Somos flexibles y estamos a favor de un compromiso, pero el compromiso no incluye la independencia", precisó Tadic.

"Serbia tiene intención de defender sus intereses legítimos y los valores europeos", dijo, pero añadió que Belgrado no recurrirá a la violencia. "Defenderemos nuestra postura a través de medios democráticos y europeos", remachó.

Mientras, Kostunica afirmó que la independencia de Kosovo violaría la Carta de la ONU que garantiza la soberanía de los Estados. "Si ese papel se viola, las cosas en todo el mundo se desestabilizarán", aseveró.

Por su parte, Sejdiu destacó que la independencia es crucial para el futuro de Kosovo. "Hemos tenido un amargo pasado con malas soluciones que culminaron en una guerra, que tuvo trágicas consecuencias para nuestro pueblo y los de la región", declaró. "El futuro de Kosovo es su plena independencia, que es la voluntad de la mayoría", subrayó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies