Jeremic insiste en "limitar" el reconocimiento internacional del "error" que es Kosovo

Actualizado 23/03/2008 17:30:35 CET

BELGRADO, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores serbio, Vuk Jeremic, prometió hoy "hacer todo lo posible para limitar el número de países" que reconozcan a la autoproclamada República de Kosovo, a la que consideró un "error" y "una receta para el desastre", con el objetivo final de convertir el estatus actual de la separada provincia en una situación insostenible a largo plazo y pedir la opinión, llegado el momento, de la Corte de Justicia Internacional.

"Nuestra idea es evitar una confirmación legal de la independencia declarada unilateralmente por Kosovo", explicó Jeremic, "por lo que seguiremos haciendo todo lo posible para evitar que se adhiera a las principales organizaciones internacionales".

El siguiente paso del plan, según el ministro, comenzará en el momento en el "Kosovo se encuentre en mitad de ninguna parte" y la comunidad internacional "se de cuenta de que la situación es insostenible a largo plazo" por lo que será necesario encontrar "una nueva solución, aceptable por Belgrado y Prístina", señaló en comentarios recogidos por la cadena B92.

Así, Jeremic anunció que el Ministerio de Asuntos Exteriores serbio ha enviado cartas a más de una veintena de organizaciones internacionales, en las que se les advierte de que sus estatutos y principios están obligados a prevalecer sobre cualquier solicitud de entrada que Kosovo deseara emitir.

"Para nosotros es muy importante establecer una mayoría en contra de la independencia de Kosovo, concentrarla en un bloque más grande que el de los países reconocedores", explicó el ministro.

De esta manera, Serbia pretende elevar ante la Asamblea General de Naciones Unidas una propuesta para que la Corte Internacional de Justicia opine sobre esta cuestión.

Llegado ese momento, en el terreno del derecho internacional, "que funciona a favor de Serbia", apuntó el ministro, el país balcánico se garantizaría "una importante victoria táctica y diplomática", dado que el dictamen de la CIJ favorecería, con toda probabilidad, al Gobierno de Belgrado.

Finalmente, y en relación a la violencia registrada en Mitrovica el pasado 17 de marzo, y en los que murió un policía ucraniano y resultaron heridos varios miembros más y soldados de la KFOR así como civiles serbios, Jeremic declaró que "lo que sucedió en esta región no se olvida ni se desvanece, porque lo que vimos ese día es una receta para el desastre".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies