El presidente serbio lamenta que no se le permita asistir al funeral de Rugova en Pristina

Actualizado 25/01/2006 20:20:52 CET

BELGRADO, 25 Ene. (EP/AP) -

El presidente serbio, Boris Tadic, lamentó hoy "profundamente" que no se le permita asistir al funeral de mañana de su homólogo kosovar, Ibrahim Rugova, y advirtió de que ésta era una buena oportunidad para iniciar unas nuevas relaciones entre las comunidades serbia y albano-kosovar.

Tadic expresó en un comunicado su disgusto por este hecho, pero dijo respetar el deseo de la familia de Rugova de que "la presencia de un presidente serbio era inaceptable", después de que el mandatario serbio manifestase el pasado lunes su interés en asistir al sepelio. "Mi deseo era expresar mis respetos por un hombre que tenía una persuasión política diferente a la mía, pero que hizo política de manera pacífica por sus ideas y que era el representante legítima de los albaneses de Kosovo", indicó.

El presidente serbio afirmó que "por desgracia" ni los representantes políticos de Pristina ni la comunidad internacional "comprendió la importancia que tenía para nosotros cambiar las relaciones entre los serbios y albaneses (de Kosovo)". "Si la presencia de un presidente serbio en un funeral en Pristina es inaceptable, la pregunta es si somos aceptables para otros y si lo seremos en el futuro", concluyó. Ningúan alto funcionario de Serbia y Montenegro asistirá a los funerales de Rugova.