El Kremlin subraya que Reino Unido debe presentar las pruebas de sus acusaciones por el ataque contra Skripal

Vladimir Putin en el Kremlin
REUTERS / POOL NEW - Archivo
Actualizado 20/03/2018 12:20:37 CET

Rusia rechaza por "infundado" el apoyo de la UE Reino Unido por el caso Skripal 

Embajador británico pide unidad europea ante la "amenaza" rusa y dice que Moscú solo da desinformación sobre Skripal 

MOSCÚ, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha hecho un llamamiento a la prudencia este martes y ha subrayado que le corresponde al Gobierno británico presentar las "pruebas" de sus acusaciones contra Rusia por el ataque que dejó heridos graves al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en Salisbury el 4 de marzo.

"Esperemos con cabeza fría las pruebas que Reino Unido debe presentar para ver si las declaraciones de sus máximas autoridades tienen algún fundamento real", ha afirmado el portavoz de la Presidencia rusa, según informa la agencia de noticias local Sputnik. Peskov ha hecho hincapié en que la presentación de las pruebas es algo fundamental en el ámbito legal.

El Gobierno británico ha responsabilizado a Rusia del ataque con gas nervioso que dejó heridos graves al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en la localidad de Salisbury el 4 de marzo. La canciller alemana, Angela Merkel, dijo el lunes, en una reunión con el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, que Rusia debe demostrar que no está involucrada en el envenenamiento de Skripal y su hija, que siguen ingresados con pronóstico crítico.

"Esas declaraciones" de Merkel "no son alentadoras y es que se trata de la presunción de la inocencia", ha afirmado Peskov. Skripal fue condenado por la justicia rusa a trece años de cárcel en 2006 y, cuatro años después, fue canjeado en un intercambio de espías con Estados Unidos. Desde entonces ha vivido en Reino Unido, que le concedió la nacionalidad británica.

El Ejecutivo británico ha apuntado que el agente nervioso con el que fueron envenenados Skripal y su hija es el gas Novichok, de fabricación militar rusa, por lo que ha culpado al Gobierno de Moscú de ser el responsable del ataque.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zajarova, ha asegurado que el agente nervioso podría proceder del propio Reino Unido, de Eslovaquia, República Checa, Suecia e incluso Estados Unidos.