Los kurdos de Siria temen que la guerra se prolongará durante la próxima década

Bombardeo aéreo en una localidad de Ghuta Oriental
REUTERS / BASSAM KHABIEH
Publicado 12/01/2018 15:39:45CET

El arquitecto del hipotético estado kurdo independiente en Siria, Aldar Jalil, cree que los esfuerzos de paz de Rusia están abocados al fracaso

BEIRUT, 12 Ene. (Reuters/EP) -

Aldar Jalil, considerado el arquitecto de los planes de los kurdos de Siria para establecer un gobierno autónomo en el país, no solo teme que Rusia fracasará en sus intentos para poner fin al conflicto, sino que la guerra en la república árabe se prolongará durante la próxima década, mientras el presidente del país, Bashar al Assad, se mantenga en el poder, que constitucionalmente ostenta hasta 2021.

Parte de este fracaso, sospecha el responsable kurdo, se debe a la guerra que actualmente está librando Turquía con las milicias del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y la permanente tensión con las milicias kurdas que actualmente luchan contra Estado Islámico, aliadas de Estados Unidos.

"No me espero ningún avance en la situación sobre Siria antes de 2021, y posiblemente pueda seguir así hasta 2025", ha lamentado Jalil. "Primero, porque Estado Islámico podría extenderse a algunas zonas y, por supuesto, Turquía podría causar problemas en otras".

La importancia de las milicias kurdosirias durante la guerra ha llevado a Rusia a invitar a sus representantes a la próxima conferencia de paz internacional en Siria en una decisión sin precedentes.

Jalil ha expresado su interés en acudir al encuentro, que tendrá lugar entre los días 29 y 30 de enero en la ciudad de Sochi, "pero no va a tener éxito, aunque participemos, que todavía no está claro". Jalil, en este sentido, ha expresado serias dudas de que los cientos de asistentes invitados puedan lograr en dos días lo que no han conseguido en seis años.

Jalil asegura que la independencia no es su objetivo pero no descarta una autonomía unilateral o una región federal en el norte de Siria, por mucho que Estados Unidos se haya opuesto a la idea. Washington ha defendido siempre una transición política que, en el mejor de los casos, acabe con la salida de Al Assad, pero nunca ha apostado por la división administrativa o territorial de Siria.

Sea como fuere, cualquier esfuerzo de reconstrucción o estabilización que Estados Unidos pueda efectuar en Siria no tardará menos de 18 meses. "Menos, imposible", ha declarado Jalil, a quien no le sorprendería que Washington permaneciera al menos otros dos años más. "No parece que tengan prisa por marcharse", ha dicho en entrevista a Reuters.