Kurz viajará a Alemania para hablar con Merkel de políticas migratorias

Sebastian Kurz
REUTERS / LISI NIESNER
Publicado 12/06/2018 7:07:34CET

BERLÍN, 12 Jun. (DPA/EP) -

El canciller de Austria, Sebastian Kurz, viajará este martes a Alemania para reunirse con su homóloga alemana, Angela Mrkel, con la que abordará diferentes cuestiones relacionadas con la política migratoria y la situación de los refugiados.

Kurz ha sido muy crítico con la decisión de Merkel de abrir las fronteras del país en 2015 ante el creciente flujo de inmigración y ha rechazado su idea de fijar un sistema de cuotas de refugiados para la Unión Europea en un intento por reducir la presión sobre los gobiernos de Grecia e Italia.

La visita del canciller austriaco tendrá lugar en el marco de una disputa dentro del propio bloque parlamentario de Merkel. La Unión Cristianosocial de Baviera (CSU), el partido hermano de la Unión Cristianodemócrata (CDU), que está liderado por la propia canciller, se ha mostrado en contra de permitir la entrada de aquellos inmigrantes que ya hayan sido registrados en otros países de la UE.

Merkel teme que tomar decisiones de forma unilateral en la frontera alemana cree problemas con el Gobierno austriaco. Kurz tiene previsto reunirse el miércoles con el ministro del Interior, Horst Seehofer, líder de la CSU.

La tensión entre la mandataria y su aliado bávaro ha aumentado recientemente a pesar de que viene de lejos. Seehofer se convirtió en el principal crítico de la decisión de Merkel de permitir hace casi tres años el ingreso incontrolado en Alemania de refugiados de Oriente Próximo y de África.

Seehofer avanzó el domingo que su departamento está ultimando una reforma de calado de la política de asilo en un momento en el que la opinión pública del país está conmocionada por las sospechas contra un refugiado iraquí por violar y matar a una joven de 14 años.

"La política de asilo en Alemania debe revisarse profundamente. No disponemos de una batería de reglas para el futuro", advirtió el político conservador.

Una reciente encuesta elaborada por el instituto demoscópico Emnid reveló que un 54 por ciento de los alemanes apoya la postura defendida por el líder parlamentario de la CSU, Alexander Dobrindt, de negar la entrada a Alemania en la frontera a migrantes que provienen de terceros países considerados seguros. Mientras, un 34 por ciento está a favor de que se les permita la entrada en la potencia europea.

El asesinato de una adolescente alemana a manos presuntamente de un refugiado iraquí ha reavivado el debate sobre la gestión de las solicitudes de asilo en el país, al que en 2015 en plena ola migratoria llegaron cerca de un millón de extranjeros, en su mayoría procedentes de Siria.