Le Pen, dispuesta a cambiar la ley electoral y disolver la Asamblea si es presidenta

 

Le Pen, dispuesta a cambiar la ley electoral y disolver la Asamblea si es presidenta

Marine Le Pen
PASCAL ROSSIGNOL/REUTERS
Publicado 03/05/2017 13:30:13CET

PARÍS, 3 May. (EUROPA PRESS) -

La candidata ultraderechista a la Presidencia en Francia, Marine Le Pen, podría buscar cambiar la actual ley electoral si se encuentra con una Asamblea Nacional hostil en caso de ser elegida presidenta y procedería a la disolución de la misma, según ha revelado este miércoles un alto cargo de su partido.

El actual sistema electoral a doble vuelta ha venido perjudicando al Frente Nacional, ya que sus candidatos, de conseguir pasar a segunda vuelta, se han visto desbordados por el llamado 'frente republicano', es decir, por la unión de fuerzas de socialistas y centro-derecha.

Así ocurrió en 2002, cuando el fundador del partido y padre de la candidata, Jean-Marie Le Pen, logró pasar a segunda vuelta en las presidenciales frente a Jacques Chirac para ser derrotado por más de un 82 por ciento de los votos.

Ahora, Marine Le Pen también ha conseguido pasar a segunda vuelta, tras lograr la segunda plaza por detrás del centrista Emmanuel Macron, pero los sondeos auguran que perderá frente a él, aunque en su caso el margen sería de un 60-40, de acuerdo con los sondeos.

Tras la segunda vuelta de este domingo, los franceses están llamados a votar en las elecciones legislativas del 11 y 18 de junio, cuyo resultado por el momento es incierto pero podría provocar una cohabitación entre un presidente de un signo político y una mayoría parlamentaria de otro.

"Si la nueva Asamblea nos es hostil, cambiaremos la ley electoral mediante un referéndum organizado incluso el próximo verano, luego la presidenta disolverá la Asamblea", ha explicado a 'Le Canard Enchaîné' el eurodiputado Gilles Lebreton, que forma parte del consejo estratégico de campaña de Le Pen.

El Frente Nacional defiende en su programa una ley electoral "proporcional integral" que contempla una prima del 30 por ciento de los escaños para la fuerza que sea la más votada, algo que a día de hoy, podría permitir al partido ultraderechista obtener una mayoría parlamentaria, ya que en 2015 fue la fuerza más votada en las elecciones europeas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies