Las legislativas de mañana en Moldavia abren un periodo crítico para formar un Gobierno de coalición

Actualizado 04/12/2014 6:41:26 CET

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

Moldavia celebra mañana domingo elecciones con su futuro político en juego tras un lustro tumultuoso que ha visto pasar cinco elecciones generales en dos años y una moción de censura en 2013 contra su entonces primer ministro, Vlad Fiat. Nuevamente, vuelven a estar sobre la mesa el proceso de integración con la Unión Europea así como la situación política de la región de la Transnistria, separatista y respaldada por Rusia.

Las de este domingo son las octavas elecciones parlamentas desde la independencia del país y las primeras desde el colapso del antiguo gobierno de la Alianza para la Integración Europea a mediados del año pasado por acusaciones de corrupción.

Desde entonces, el último Parlamento de 101 escaños ha sobrevivido a una frágil coalición de Gobierno, la Coalición Proeuropea, que representa el extremadamente fragmentado paisaje político del país, con una veintena de partidos en liza.

Pero por complejo que pueda parecer el sistema, al final todo se resume en un enfrentamiento entre los partidos proeuropeos y las entidades prorrusas, con todavía vigente la influencia del Partido Comunista. Eso tendrán que decidir los más de tres millones de votantes --incluidos los de Transnistria-- que acudirán a los colegios electorales.

CANDIDATO AFÍN A RUSIA, A LA FUGA

Prueba de esta tensión es que millonario Renato Usati, considerado un candidato clave en las elecciones, ha escapado a Rusia por miedo ser detenido después de que su partido, afín al Kremlin, fuera excluido de la votación, una decisión que favorecerá a las fuerzas proeuropeas.

A pesar de que Usati no era muy conocido en el país, su recién creado partido Patria habría recibido entre el 8 y el 14 por ciento de los votos en los comicios, según las encuestas, lo suficiente como para decidir una posible coalición.

Sin embargo, este jueves fue expulsado de los comicios por un tribunal al constatar que había recibido cerca de 400.000 euros procedentes del extranjero para financiar su campaña.

Rusia, que respalda la situación del territorio separatista moldavo de Transnistria, ha criticado a Moldavia por obligar a Usati, de 36 años y conocido por mantener negocios en Moscú, a escapar del país.

PASADO TURBULENTO

El Gobierno del primer ministro Vlad Filat dimitió en marzo tras perder un voto de confianza. Los intentos de Filat por recuperar el poder fueron bloqueados por el Tribunal Constitucional al impedir que se presentara de nuevo al cargo.

En respuesta, el partido Liberal Democrático de Filat y los comunistas, en la oposición, unieron fuerzas para aprobar la ley por la que se concede al Parlamento la capacidad de expulsar a los jueces del Constitucional, hasta ahora intocables. La Unión Europea ha tachado de "antidemocrática" la reforma.

"Esta ley, así como otras leyes importantes, referidas a las bases fundamentales para el funcionamiento de la democracia de Moldavia, han sido decretadas con extrema precipitación, sin consultar de manera adecuada con la sociedad moldava y sin tener en cuenta los estándares europeos sobre reforma constitucional", declararon, a través de un comunicado conjunto, la entonces alta representante de Política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, y el comisario de Expansión y Política de Vecindad de la UE, Stefan Fuele.

AFINIDAD CON EUROPA

Moldavia firmó el pasado 27 de junio un acuerdo de asociación con la Unión Europea. El entonces presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, subrayó que la firma del acuerdo será "un momento simbólico en la historia reciente de Moldavia" y el paso "lógico" tras la independencia del país.

Barroso aprovechó para dejar claro que "la integración económica y política (que significa el acuerdo) siempre ha sido un medio de acercar a la gente, a las sociedades y los países con el objetivo de promover los valores de la democracia y el Estado de Derecho, establecer paz y cooperación". "El acuerdo de asociación es mucho más que un mero acuerdo comercial", ha incidido.

El jefe del Ejecutivo comunitario aseguró que el acuerdo "se aplicará a todo el territorio de Moldavia tal y como lo conocemos". "Transnistria también se puede beneficiar de él, siempre que las disposiciones adecuadas estén establecidas. Por ello animo a los operadores de Transnistria a aprender más sobre las oportunidades que pueden disfrutar", ha precisado.

Barroso también dejó claro que "Moldavia no perderá un ápice de su soberanía" por el acuerdo. "El Consejo de Asociación que se creará simplemente será un sucesor del Consejo de Cooperación existente. No podrá tomar ninguna decisión sin el acuerdo de Moldavia", ha insistido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies