Fracasan las negociaciones entre los grupos políticos libaneses para tratar la remodelación del Gabinete

 

Fracasan las negociaciones entre los grupos políticos libaneses para tratar la remodelación del Gabinete

Actualizado 11/11/2006 13:47:40 CET

BEIRUT, 11 Nov. (EP/AP) -

Los partidos políticos libaneses no han sido capaces de llegar a un acuerdo, hoy sábado, para resolver la tensión política en la que se encuentra sumida el país; y han abandonado la reunión sin fijar una fecha para nuevas negociaciones, después de que el Gobierno de Beirut recibiera el borrador de un documento que establecería un tribunal internacional para investigar a los sospechosos del asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri, en 2005, y que debería ser aprobado por Hezbolá a cambio de obtener un mayor número de carteras en el Gobierno.

El líder cristiano Michel Aoun señaló que las negociaciones no habían tenido éxito y que no se "había fijado una nueva fecha para otra ronda de conversaciones", señaló Aoun a los medios en una breve rueda de prensa posterior.

Sin emabrgo, otros líderes políticos han intentado quitar importancia al resultado de las negociaciones. EL político cristiano Samir Geagea reconocío el fracaso de las conversaciones pero insinuó que podrían volver a reanudarse en un futuro próximo. "Queremos seguir con las consultas hasta el último minuto", afrimó.

Se esperaba que este borrador para la creación del tribunal fuera uno de los temas principales a tratar durante la reunión de hoy sábado, la cuarta esta semana, destinada a limar asperezas entre los grupos políticos de Líbano. En este contexto, Hezbolá amenazó con iniciar protestas contra el Gobierno si no obtenía más carteras ministeriales.

Según los medios libaneses, la mayoría parlamentaria dirigida por Saad, el hijo de Hariri, concedería un mayor número de puestos ministeriales a Hezbolá y a sus aliados,junto con un poder de veto efectivo sobre decisiones clave, a cambio de la aprobación del borrador, pero los aliados de Hariri se han negado en rotundidad a aprobar este tipo de negociaciones.

"El tribunal internacional es una cuestión moral, no un tema político; y la sangre de Rafik Hariri no será vendida en ninguna mesa de negociaciones", afirmó el ministro de Telecomunicaciones, Marwan Hamadeh, antes de entrar en la reunión.

La mayoría anti-siria, opuesta a Hezbolá, ha aceptado el principio de formación de un Gobierno de unidad nacional, pero ha rechazado dar a las milicias chiíes el control de un tercio de las carteras del Gobierno, lo que daría a las milicias de Hasan Nasralá el derecho efectivo de veto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies