Líbano insiste en acusar a ACNUR de prohibir a los refugiados sirios que vuelvan a casa

Una mujer siria con sus hijos en el campamento de refugiados de Marjayoun
REUTERS / ALI HASHISHO - Archivo
Publicado 13/06/2018 15:43:47CET

BEIRUT, 13 Jun. (Reuters/EP) -

El ministro de Exteriores de Líbano, Gebran Bassil, ha aumentado este miércoles sus críticas contra la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) al afirmar que trabaja para impedir que los sirios regresen a su país.

"Su política es prohibir el retorno. La política libanesa es animar al retorno. Prohibir, animar. Frenar, facilitar. Así es", ha dicho en una rueda de prensa desde la ciudad de Arsal, ubicada en la frontera común y como tal uno de los puntos de concentración de los refugiados sirios.

Bassil ha ratificado sus declaraciones anteriores acusando a ACNUR de desincentivar la vuelta a Siria de los refugiados formulándoles preguntas que destacan las potenciales dificultades de su viaje de retorno y en la nación árabe.

El ministro libanés ha ahondado así en el conflicto que desató la semana pasada con ACNUR al anunciar que no concedería más permisos de trabajo y residencia a los trabajadores de la agencia de la ONU. "No quiero disputas con ellos, pero ya es hora de decirles basta", ha declarado.

"ACNUR no prohíbe que los refugiados regresen", ha contestado Rula Amin, portavoz regional de ACNUR, en un comunicado enviado a Reuters. "La política de ACNUR es clara sobre este asunto: respetamos la decisión libre de volver", ha asegurado.

Amin ha subrayado que los obstáculos no proceden de la organización internacional, sino de "la compleja situación sobre el terreno en Siria". Las organizaciones humanitarias han advertido de que, aunque el final de la guerra civil parece cercano, las amenazas para la población civil persisten.

El también portavoz de ACNUR, Andrej Mahecic, alertó el martes de que, además de afectar a al capacidad de la agencia de la ONU para trabajar en Líbano con los refugiados sirios que decidan quedarse, la medida afectará al personal y sus familias".

Líbano es el segundo país que más refugiados sirios acoge después de Turquía con 1,5 millones. Sin embargo, es el lugar en el que más peso tiene la población refugiada respecto a los nacionales, lo que, según ha enfatizado Bassil, es una carga "insoportable".

Contador