Blair pide un alto el fuego en Oriente Próximo y dice estar trabajando en un plan para la paz

 

Blair pide un alto el fuego en Oriente Próximo y dice estar trabajando en un plan para la paz

Actualizado 24/07/2006 20:25:23 CET

LONDRES, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro británico, Tony Blair, hizo hoy un llamamiento para que no haya más oleadas de violencia en Oriente Próximo ante la "catástrofe" que vive Líbano, e instó a israelíes y libaneses a declarar un alto el fuego.

Blair consideró que "lo que ocurre actualmente en Líbano es una catástrofe", en lo que han supuesto sus comentarios más incisivos desde que se inició la crisis, y aseveró que la situación actual "es perjudicial para todo el país y para su frágil democracia".

El primer ministro británico ha sido objeto de las críticas en su país, incluso desde su propio partido, al no condenar los ataques israelíes, que ya han matado a más de 300 libaneses, principalmente civiles.

Hasta hoy, Blair había estimado que Israel sólo debería atacar proporcionalmente en respuesta a las acciones de la milicia chií Hezbolá y, junto con el presidente estadounidense, George W. Bush, rehusaban indicar su posición ante el llamamiento a un alto el fuego inmediato, proclamada por el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan.

En la rueda de prensa posterior a su encuentro de hoy con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, Blair sostuvo que toda la gente "coherente" quiere que la violencia se termine. Asimismo, insistió en que "debe cesar por ambas partes y no cesará por ambas partes amenos que haya en marcha un plan que la haga cesar, y en eso es en lo que estamos trabajando".

"Debemos multiplicar nuestro esfuerzo diplomático y político para asegurarnos de que el conflicto finalice tan rápido como sea posible", agregó Blair y auguró que espera dar los detalles de un plan para el cese de la violencia "en los próximos días" en "un tratado de paz que incluiría una fuerza internacional y la liberación de los dos soldados israelíes capturados por Hezbolá".

Por su parte, Al Maliki consideró que la violencia supone "más que una catástrofe" y expresó sus temores de que "lo que está ocurriendo en Líbano sea un gran impulso hacia el fundamentalismo" en la región.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies