Douste-Blazy viaja a Líbano para intentar "encontrar las condiciones de un acuerdo político duradero"

Actualizado 31/07/2006 13:08:53 CET

PARIS, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Philippe Douste-Blazy, viaja hoy a Líbano con el objetivo de expresar el apoyo de Francia al Gobierno del primer ministro libanés, Fuad Siniora, y de intentar "encontrar las condiciones de un acuerdo político duradero", insistiendo en la necesidad de un alto el fuego defendida por París desde hace varios días.

Según declaró el ministro francés en una entrevista que publica hoy el diario 'Le Figaro', "si el llamamiento lanzado por Francia desde hace varios días hubiera sido escuchado, no se habría producido (el bombardeo israelí en la localidad libanesa de Qana) y se habrían ahorrado vidas humanas". El "drama de Qana", según Douste-Blazy, supone "un giro en la crisis de Líbano" de ahí su viaje a este país a petición del presidente francés, Jacques Chirac.

El ministro explicó que va a Beirut a "entrevistarse con el gobierno, apoyarle en su acción y ver cómo podemos suspender inmediatamente las operaciones ofensivas y encontrar las condiciones de un acuerdo político duradero". "Si no hacemos nada --advirtió--, las tensiones se agravarán". Francia está abierta a las propuestas de sus aliados, agregó, pero "el tiempo apremia más que nunca".

En este sentido, y en alusión a la postura mantenida hasta ahora por Reino Unido y Estados Unidos, dijo que "no puede haber una solución puramente militar al conflicto israelo-libanés, al drama libanés y al desarme de Hezbolá, sino que debe haber una solución política".

Para lograrla, Francia presentará hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU un borrador de resolución en el que se llama "a un cese inmediato de las hostilidades, y más allá de ello, subraya la necesidad de crear las condiciones para un alto el fuego permanente y una solución duradera a la crisis". "Nosotros pensamos que una fuerza internacional militar sólo puede llegar al sur de Líbano después de un acuerdo político y no antes", agregó.

En esta línea, dijo que "Francia está dispuesta a participar en una fuerza multinacional, en la medida en la que se haya encontrado un acuerdo político". Según Douste-Blazy, la violencia "no aporta nada" y "sólo defendiendo, desarrollando y garantizando la soberanía de Líbano a través del Gobierno de Fuad Siniora, conseguiremos el despliegue de las fuerzas libanesas en el sur".

Según el ministro galo, la futura fuerza internacional deberá tener "tres papeles: verificar el alto el fuego y hacerlo respetar; permitir al Ejército libanés desplegarse en el sur; y entrenar y formar al Ejército libanés". A este respecto, explicó nuevamente el rechazo de Francia a una fuerza de la OTAN, subrayando que "ésta podría ser vista por las opiniones públicas de la región como una fuerza occidental" llevando el conflicto hacia "una guerra de culturas y de civilizaciones".

"Hay que tener cuidado porque si no tenemos rápidamente una discusión entre todas las partes, entonces corremos el riesgo de un conflicto que sobrepasaría totalmente la región, que enfrentaría a los musulmanes contra Occidente", advirtió, subrayando que "esto sería dramático".

Douste-Blazy señaló que Francia pretende "movilizarse y multiplicar los contactos con todas las partes para llegar lo más rápidamente posible a un acuerdo político". En este sentido, consideró que es importante contar con Irán porque "desempeña un papel en la estabilización en la región" por eso, agregó, "no hay que prohibir los contactos con las autoridades en Teherán". En cuanto a Damasco, afirmó, "estimamos que no hay que entrar en discusiones con Siria".