Michel Aoun se opone al envío de una fuerza internacional y a la participación de Francia en ella

Actualizado 04/08/2006 14:29:40 CET

PARIS, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El líder de la Corriente Patriótica Libre y ex comandante del Ejército libanés, Michel Aoun, rechazó hoy el despliegue de una fuerza internacional en el sur de Líbano, y en especial la participación de franceses en ella, y advirtió de que su presencia podría desencadenar "una guerra civil en el país". Asimismo, reclamó la creación de un tribunal internacional para juzgar los "crímenes de guerra" cometidos por Israel en Líbano.

"Estoy totalmente en contra" de una fuerza internacional, aseveró, en una entrevista que publica hoy el diario francés 'Le Figaro', porque "esta fuerza no va a estabilizar nada, sino que, al contrario, va a desencadenar una nueva guerra". "Será una fuerza de ocupación para hacer la guerra a (la milicia chií) Hezbolá y para garantizar la seguridad de Israel, pero Hezbolá no lo permitirá", previno.

"No quiero a fuerzas extranjeras en Líbano", insistió Aoun, que regresó el año pasado de su exilio, si bien dijo que los soldados franceses sólo serían "bienvenidos como observadores de la FINUL", actual misión de la ONU en Líbano, ya que, dijo "hacen turismo y eso es bueno para la economía".

Según el político cristiano, la presencia de una fuerza internacional "aumentarí los riesgos de una guerra civil" ya que los libaneses se verían obligados a "tomar posición" a favor o en contra de Hezbolá, "que va a defenderse de dicha fuerza".

En este sentido, pidió que se opte "por el derecho y no por la violencia" y advirtió de que "no hay una salida militar en un conflicto entre una guerrilla y un Ejército". "Hezbolá no puede eliminar al Ejército israelí, que no puede a su vez erradicar a Hezbolá" lo que, afirmó, tiene como resultado que "son los civiles los que se ven afectados".

Por ello, agregó, "pido la creación de un tribunal internacional que juzgue a los responsables israelíes por los crímenes de guerra cometidos contra cientos de libaneses muertos bajos sus bombas". Aoun, que considera que con un alto el fuego sería "suficiente", arremetió también contra la ONU por expresar "su pena y su pesar" ante la "respuesta desproporcionada" de Israel al secuestro de sus dos soldados.

Por último, justificó la alianza electoral que firmó la pasada primavera con Hezbolá, por la que ha sido criticado principalmente por los libaneses cristianos. "Los libaneses comprenderán, con el tiempo, lo que he hecho", señaló. En Líbano, dijo, vive un millón de chiíes que forman un "componente importante de la población libanesa, con la que debemos vivir en paz".

"Mi prioridad, desde que regresé a Líbano, es desconfesionalizar los conflictos para que los libaneses estén en una situación de igualdad en caso de conflicto", explicó, precisando que prefirió optar por la vía del diálogo en lugar de la confrontación con Hezbolá. "Es con este diálogo con lo que se puede llegar a la integración de su brazo militar, bajo la responsabilidad del Estado, en el Ejército, una vez que Líbano haya recuperado sus territorios y a sus prisioneros en manos de Israel", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies