El Príncipe, Zapatero y más de un centenar de familiares emocionados reciben los féretros de los seis militares

Actualizado 26/06/2007 5:51:01 CET

Los funerales de Estado tendrán lugar hoy a las 11.00 horas en el acuartelamiento de la Brigada Paracaidista de Paracuellos del Jarama

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Príncipe Don Felipe y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, junto a más de un centenar de familiares, recibieron esta noche en la base madrileña de Torrejón de Ardoz los cuerpos de los seis militares del contingente español en Líbano fallecidos el domingo en un ataque terrorista en la localidad de Jiyam, al Sur del país.

El avión Airbus 310 (A310) de la Fuerza Aérea española en el que viajaban los militares, en el que también viajaba el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, aterrizó en la base aérea de Torrejón a las 2.35 horas. Decenas de familiares de los fallecidos aguardaban, entre gritos de dolor, la llegada de sus allegados.

A su llegada no se produjo ningún acto de recesión de honores debido a los dos días de luto oficial decretados, tanto por el Ayuntamiento como por la Comunidad de Madrid. En la capital todas las banderas ondearon ayer, igual que hoy, a media asta en señal de duelo por la vida de los seis militares de las Fuerzas Armadas españolas.

Pese al austero recibimiento, se realizó un breve oficio religioso en el que un sacerdote pidió a Dios por los seis soldados que "siempre estuvieron dispuestos a dar lo mejor de si". "Ellos ya han servido cumpliendo su deber con coraje hasta la entrega de sus propias vidas, ten piedad Señor de ellos que son hijos tuyos y concédeles la paz", añadió.

Durante todo el recibimiento, los gritos de dolor de los familiares presentes en la Base Aérea de Torrejón se intercalaron con los acordes de la marcha fúnebre interpretada por la banda del cuartel general y de la banda de la Brigada Paracaidista. Los compañeros paracaidistas de los seis militares fallecidos trasladaron a paso fúnebre los ataúdes, que iban cubiertos con la bandera de España.

CONSUELO DEL PRÍNCIPE Y ZAPATERO

Minutos antes de la llegada del avión con los cuerpos de los militares, Don Felipe, ataviado con el uniforme de comandante del Ejército de Tierra y con un distintivo de la Brigada Paracaidista, y el presidente Zapatero, de riguroso luto, estuvieron consolando a los familiares en la misma pista de aterrizaje de la Base de Torrejón. En el recibimiento, que duró aproximadamente media hora, estuvo además toda la cúpula militar, así como destacados altos cargos civiles como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Los féretros serán trasladados en coche fúnebre hasta el Hospital Central de la Defensa, donde se les practicará la autopsia. Posteriormente, serán conducidos a la Base de la Brigada Paracaidista de Paracuellos del Jarama, a la que pertenecían, donde quedará instalada la capilla ardiente hasta que se oficie esta mañana, a las 11.00 horas, los funerales de Estado que presidirán los Príncipes de Asturias.

El funeral por los seis militares fallecidos tendrán lugar en el mismo acuartelamiento de la Brigada Paracaidista de la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama. La ceremonia estará presidida por los Príncipes de Asturias y a ella acudirán el presidente del Gobierno y el ministro de Defensa, así como diversos altos cargos civiles y militares.

Posteriormente los seis militares recibirán sepultura en sus respectivos lugares de origen. Se trata de las primeras bajas que sufre el Ejército español en la misión de paz desplegada en el Sur de Líbano y su fallecimiento eleva a 131 los militares de España muertos en misiones en el extranjero desde la primera en 1989.

El ministro partió la noche del domingo hacía Líbano y a su llegada se desplazó hasta la base española Miguel de Cervantes de Marjayún. En el día de ayer, Alonso aseguró que el ataque terrorista que acabó con la vida de los seis soldados fue perpetrado "casi con toda seguridad" con un coche bomba cargado con unos 50 kilogramos de explosivos, dotado de placas de matrícula falsas y con un bastidor procedente de otro país, lo que podría ayudar a localizar a los autores del primer atentado contra 'cascos azules' desde el refuerzo de la Fuerza Interina de Naciones Unidas (FINUL) tras la guerra del pasado verano.

AUSENCIA DE INHIBIDORES

También confirmó que el Blindado Medio de Ruedas (BMR) atacado carecía de inhibidor de frecuencia, el sistema que impide activar artefactos a distancia por radiofrecuencia. En el atentado también resultaron heridos Enrique Vázquez Matey, madrileño de 21 años, David Puerta Ruiz, sevillano de 19 años y Juan Paz Soler, mallorquín de 19 años.

Los fallecidos en este atentado son los colombianos Jeferson Vargas Moya, de 21 años; Jackson Castaño Abadía, de 20 años; y Juan Ericson Posada, también de 20 años; y los españoles Juan Vilora Díaz, abulense de 20 años, Jonathan Galea García, madrileño de 18 años, y David Puerta Ruiz, de 19 años de edad y natural de Sevilla. El Gobierno libanés les concedió, a título póstumo, la Medalla de Guerra y la Medalla al Valor y el Pasador de Heridos. Las tres distinciones fueron impuestas ayer al término del responso oficiado en la Base española Miguel de Cervantes de Marjayún.

Asimismo, se espera que también sean condecorados con carácter extraordinario y a título póstumo durante los funerales que se oficiarán hoy en Madrid. Previsiblemente, serán distinguidos con la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco, la condecoración que se impone a los militares fallecidos en el curso de operaciones humanitarias y de paz.