Liberada la 'Dama de Hierro de Manipur' tras 14 años en huelga de hambre

Irom Sharmila, activista india, en 2006
VIJAY MATHUR / REUTERS
Publicado 23/01/2015 12:40:14CET

La activista Irom Sharmila sale de la cárcel tras denunciar al Ejército por matar presuntamente a 10 civiles en 2000

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La activista india Irom Sharmila ha quedado en libertad tras pasar 14 años en huelga de hambre como protesta contra los presuntos abusos cometidos por los militares en el conflictivo estado de Manipur, amparados en el régimen de poderes especiales concedido por el Gobierno para enfrentarse a los grupos rebeldes que operan allí.

Sharmila, de 42 años de edad, ha sido arrestada hasta en 14 ocasiones desde que comenzara su batalla contra el Acta de Poderes Especiales para las Fuerzas Armadas, que concede al Ejército la potestad de efectuar registros sin orden judicial y disparar sin provocación previa.

La huelga de hambre iniciada por Sharmila fue precisamente el motivo de su detención. Dado que la legislación considera este gesto de protesta como un intento de suicidio, la activista ha sido detenida hasta 14 veces por ello y se le ha alimentado a la fuerza.

Su campaña le ha granjeado la admiración de muchos residentes del estado de Manipur, uno de los más pobres del país, que en múltiples ocasiones ha amenazado con un levantamiento contra, según denuncian, el desdén del Gobierno central hacia su situación económica.

Sharmila, por su parte, ha argumentado que su negativa a alimentarse sigue una tradición que comenzó en la figura del histórico líder independentista Mahatma Ghandi durante la separación de India del Imperio Británico. "Una huelga de hambre no es un crimen", ha declarado su abogado Khaidem Mani a la cadena CNN.

El tribunal ha decidido su libertad precisamente por la incapacidad de la Fiscalía para demostrar que Sharmila estaba intentando quitarse la vida con esta huelga de hambre.

Por todo ello, Sharmila ha decidido reanudar la huelga nada más conocer su puesta en libertad, para denunciar una ley sobre la que el propio Gobierno ha reconocido que está recibiendo "graves denuncias", que "dan mala imagen tanto al Estado como a sus representantes".

Amnistía Insternacional calificaba directamente de "farsa" las constantes detenciones de Sharmila. "Este ciclo es absurdo. Las autoridades, en lugar de detener a Sharmila, deberían implicarse en las demandas que está realizando", ha declarado el director para India de la ONG, Shemeer Babu.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies