Gadafi advierte de que los rebeldes pueden utilizar a los civiles como "escudo humano" en Benghazi

Actualizado 16/03/2011 23:33:05 CET

PARÍS, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El dirigente libio, Muamar Gadafi, ha pronosticado este miércoles una inminente victoria de sus tropas sobre las fuerzas rebeldes que están recluidas en la zona este del país y ha advertido de que los sublevados pueden utilizar a los civiles como "escudo humano" en la ciudad de Benghazi, la segunda mayor del país.

En una entrevista al diario francés 'Le Figaro', Gadafi ha vuelto a denunciar el "complot contra el pueblo libio" supuestamente orquestado por Al Qaeda y se ha mostrado confiado en que el repliegue definitivo de los rebeldes, atrincherados principalmente en Benghazi, está cerca.

"Si usásemos la fuerza, nos bastaría con una solo día", ha advertido Gadafi. Sin embargo, "nuestro objetivo es desmantelar progresivamente a estos grupos armados, recurriendo a diferentes medios, como el asedio de las ciudades o el envío de mediadores", ha añadido.

El dirigente libio quiere "liberar a la población de las bandas armadas que ocupan Benghazi" y que incluso querrían utilizar a los civiles como "escudo humano" frente al avance del régimen. Para Gadafi, "es muy posible que estos rebeldes asesinen a civiles y que carguen las muertes sobre las espaldas del Ejército libio".

Al ser preguntado por la posibilidad de entablar un diálogo con los rebeldes, Gadafi se ha mostrado contundente: "Al Qaeda no dialoga con nadie".

Menos claro se ha mostrado en la cuestión de la posible amnistía a los opositores arrepentidos y, tras anticipar la huída de la mayoría de ellos, el líder libio ha terminado por confirmar que los antiguos miembros del régimen adheridos a las fuerzas rebeldes serían "perdonados" porque han sido "rehenes" del bando opositor.

"EL PUEBLO ESTÁ CONMIGO"

Gadafi no siente que tenga opositores en su país y ha declarado que las manifestaciones convocadas fueron organizadas por sus propios seguidores. "No tenemos opositores en Libia", ha dicho, para apuntar que "grupos armados" se han servido de los ciudadanos para orquestar el alzamiento.

El dirigente libio, quien ha reiterado que el poder no recae en él sino en el pueblo, ha dicho que en su país no pasa como en Túnez o en Egipto: "En Libia, al contrario, el pueblo está conmigo".

Asimismo, ha criticado los cambios vividos en los últimos meses en Túnez y Egipto porque "no son verdaderas revoluciones" sino un "traspaso de poder de un presidente a otro, de unos ministros a otros". A su juicio, no ha habido una "transformación del sistema político".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies