El líder de los golpistas de Burkina Faso advierte de que se defenderán si son atacados

El general Diendere, jefe de la junta militar en Burkina
Foto: JOE PENNEY / REUTERS
Actualizado 22/09/2015 16:24:45 CET

UAGADUGÚ, 22 Sep. (Reuters/EP) -

El general Gilbert Diendéré, el líder del golpe de Estado que se hizo con el poder en Burkina Faso la semana pasada, ha advertido este martes de que los hombres bajo su mando se defenderán si son atacados, un menaje que llega horas después de que el Ejército exigiese que se rindan y entreguen las armas.

"Nosotros no queremos luchar contra los nuestros pero, en última instancia, nos defenderemos", ha asegurado el líder de la junta militar que secuestró al Gobierno y al presidente del país, Michel Kafando, el 16 de septiembre.

El jefe del Régimen de Seguridad Presidencial (RSP) y del autoproclamado Consejo Nacional para la Democracia --el nombre con el que se presenta la junta castrense-- ha asegurado que sigue al frente del país y que está a la espera de la decisión que tome la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) en la reunión que mantiene en Nigeria.

El general Diendéré ha dicho que están manteniendo conversaciones con la mediación de la CEDEAO "muy fructíferas" para intentar encontrar una "solución" a la crisis que sufre el país. "No queremos derramar sangre para mantenernos en el poder de cualquier modo. Es inútil derramar sangre o hacer masacres", ha dicho. "Queremos discutir con ellos para lograr encontrar un terreno común de la manera más pacífica posible, para evitar crear problemas para la paz", ha explicado.

El general Diendéré y sus hombres secuestraron el pasado 16 de septiembre al presidente del país, Michel Kafando, al primer ministro, Yacouba Isaac Zida, y al resto del Gobierno y crearon una junta militar para gobernar el país hasta la celebración de unas elecciones.

Tras las presiones internacionales y regionales, el general Diendéré aceptó este lunes entregar el poder y el presidente y el primer ministro han sido ya liberados. El mandatario está en la actualidad refugiado en la residencia del embajador de Francia en Uagadugú.

El Ejército entró el lunes por la noche en Uagadugú sin encontrar resistencia por parte de los golpistas, que permanecen en una base próxima al palacio presidencial en la capital burkinesa.