La oposición tailandesa pide diálogo al Gobierno para terminar con el derramamiento de sangre

Actualizado 24/04/2014 11:30:02 CET

Observadores internacionales temen que se radicalicen los enfrentamientos entre personas leales al Gobierno y oposición en Tailandia

   BANGKOK, 24 Abr. (Reuters/EP) -

   El antiguo primer ministro tailandés Abhisit Vejjajiva ha pedido al Gobierno que se reúna con sus enemigos para acabar con el derramamiento de sangre derivado de los enfrentamientos políticos que sacuden el país desde hace seis meses y que han causado la muerte de 25 personas.

   Vejjajiva, que lidera la principal fuerza de la oposición, el Partido Demócrata, se ha manifestado en varias ocasiones en la capital para pedir la dimisión de la primera ministra, Yingluck Shinawatra. Ahora está intentando poner cierta distancia con los manifestantes tailandeses.

   "Ante la frustración acumulada y la pérdida de oportunidades para el país, es el momento de que se comience a dialogar entre los diferentes bandos", ha declarado Vejjajiva a medios internacionales. "Creo que hay muchas personas que quieren llegar a un consenso. Todas las partes tienen que ser conscientes de que no van a conseguir sus objetivos, y de ser así podría surgir una inestabilidad importante", ha añadido.

   El Gobierno se ha mostrado escéptico sobre los comentarios de Vejjajiva. "Lo que su partido dice que hará y lo que hace son cosas diferentes", ha declarado la portavoz del Gobierno Sunisa Lertpakawat. "Si es sincero, ¿por qué no se unió el martes a las conversaciones para fijar la fecha de las próximas elecciones?", ha añadido Lertpakawat, haciendo referencia a la reunión de la Comisión Electoral a la que asistieron cerca de 60 partidos y a la que Vejjajiva no acudió tras alegar motivos de seguridad.

   Durante los últimos meses, ha disminuido el número de manifestantes, que llegaron a atraer a más de 200.000 personas en sus filas, aunque los más radicales han anunciado que continuaran luchando contra el Gobierno, alegando que no les queda otra elección hasta que Yingluck sea derrocada.

   La oposición ha acudido a los tribunales para intentar derrocar a la dirigente, alegando que se han cometido abusos de poder y otras infracciones. Los seguidores de Shinawatra, conocidos como "camisas rojas", han declarado que también saldrán a la calle si los tribunales, a los que han definido como "politizados", terminan con el mandato de Shinawatra. Los primeros veredictos podrían conocerse en mayo.

RECHAZO AL HERMANO DE YINGLUCK SHINAWATRA

   El país ha sufrido una crisis política desde que el hermano de Yingluck, el antiguo primer ministro Thaksin Shinawatra, fue depuesto en 2006 tras un golpe militar. La clase media de la capital, junto a la clase monárquica y personas del sur del país, que es un bastión demócrata, han denunciado que la familia Shinawatra es corrupta y autoritaria.

   Los hermanos Shinawatra cuentan con importantes apoyos en el norte y noreste de Tailandia, que ven a Thaksin como el primer dirigente que ha centrado su atención en las personas que viven fuera de Bangkok.

   El líder opositor Suthep Thaugsuban, que ejerció el cargó de viceprimer ministro durante el mandato de Vejjajiva, ha declarado que podrían pasar más de dos años hasta que se vuelvan a convocar elecciones en el país.

   Vejjajiva ha comentado también que "ha urgido durante meses a la primera ministra y a Suthep Thaugsuban para que negocien sin que haya ocurrido nada". Además, ha puntualizado que eso no significa que "se vaya a sentar ociosamente mientras espera a que ocurra algo".

   "Haré lo que pueda para ver si podemos poner fin a este estancamiento", ha añadido. Muchas personas han acusado al Partido Demócrata, que no gana unas elecciones generales desde 1992, de no haberse presentado a los comicios de febrero porque sabían que iban a perder.    

   Vejjajiva ocupaba el cargo de primer ministro y Suthep Thaugsuban de viceprimer ministro cuando el Ejército reprimió en 2010 manifestaciones en favor de Thaksin que se saldaron con más de 90 muertos, lo que ha hecho que los dos políticos se enfrenten a cargos de asesinato.

CUESTIÓN MONÁRQUICA

   Las protestas actuales recuerdan a los enfrentamientos de 2010 y muchos observadores temen que se pueda producir una disputa mayor entre seguidores del Gobierno y opositores. "Hay mucha retórica en el tema, pero es un riesgo que está ahí", ha declarado Vejjajiva.

   Este miércoles, el poeta progubernamental y "camisa roja" Kamol Duangphasuk recibió un disparo en la cabeza mientras se encontraba en el aparcamiento de un restaurante. "Nadie está libre de culpa y todos somos parte del problema", ha añadido el líder opositor. "Tenemos que avanzar", ha concluido.

   La semana pasada, el grupo ultramonárquico Organización de Recogida de Basuras declaró que buscará a todas las personas que falten al respeto a la Corona. La ley tailandesa de protección de la monarquía es una de las más duras y responde a la polarización entre quienes defienden su continuidad y quienes buscan su fin. Duangphasuk se había opuesto a esta ley.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies