El líder del Partido Comunista Chino de Guangzhou, investigado por corrupción

Actualizado 27/06/2014 17:54:04 CET

PEKÍN, 27 Jun. (Reuters/EP) -

El líder del Partido Comunista Chino de la ciudad de Guangzhou, en el sur del país, Wan Qingliang, está siendo investigado por corrupción, según ha informado este viernes el órgano anticorrupción del partido.

Wan era sospechoso de "graves violaciones disciplinarias", habitual eufemismo para referirse a la corrupción, según ha dicho la Comisión Central para la Inspección de Disciplina.

China está inmersa en una campaña anticorrupción en las instituciones puesta en marcha por Xi Jinping hace dos años tras llegar a la presidencia del Partido Comunista. Las autoridades chinas son conscientes de que la corrupción supone un serio problema dentro del partido y amenaza su supervivencia.

La Comisión también ha anunciado que han expulsado a otro alto cargo por un caso relacionado con el sistema de peticiones, que permite a los ciudadanos contactar directamente con los dirigentes para exponerles sus problemas y necesidades.

Según la Comisión, Xu Jie, antiguo 'número dos' de la Oficina Estatal de Cartas y Llamadas, era responsable de una serie de casos en los que estaba involucrada la Oficina que recibía peticiones "que violaban severamente la disciplina del partido y la ley".

Una investigación encontró que Xu había abusado de su poder para pedir y recibir sobornos, según se publicó en un comunicado. La Comisión también ha acusado a Xu de adulterio, aunque no ha dado más detalles. Xu será puesto a disposición judicial y tratado "de acuerdo a la ley".

La provincia de Sichuan, en el suroeste, también ha sido objeto de investigaciones. El exjefe de seguridad doméstica Zhou Yongkang se encuentra bajo arresto domiciliario mientras el partido investiga su caso. Zhou fue expulsado por aceptar sobornos, así como por mantener relaciones sexuales con mujeres casadas, según el comunicado de la Comisión.

Esta semana, también ha dejado su cargo un exoficial militar de Sichuan, Ye Wanyong, aunque se desconocen las razones.

El Ejército ha sido otro de los objetivos de la lucha anticorrupción. En marzo, China acusó al exoficial del Ejército Gu Junshan de corrupción. Gu fue acusado de corrupción, sobornos, desvío de fondos públicos y abuso de poder.