Los líderes de la UE pedirán a Mogherini nueva estrategia de exterior y seguridad

Actualizado 25/06/2015 20:19:43 CET

Evitan dar nuevos pasos significativos en defensa pero defenderán destinar un nivel de gasto "suficiente"

BRUSELAS, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE pedirán este viernes que la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, que les presente una nueva estrategia global de la UE sobre Política Exterior y de Seguridad en la cumbre de junio de 2016 ante el reconocimiento de que el entorno de seguridad ha cambiado "drásticamente", aunque evitarán dar pasos significativos para seguir estrechando la cooperación en defensa, según el borrador de conclusiones de la cumbre.

La jefa de la diplomacia europea presentará a los líderes este viernes "una evaluación de los desafíos globales" y el trabajo que ha realizado hasta ahora de cara a desarrollar "una nueva estrategia global para la UE", según ha avanzado la propia Mogherini, a la que los líderes pedirán que elabore la nueva estrategia en estrecha cooperación con ellos.

También les informará de las acciones que han emprendido "en los últimos meses para combatir el terrorismo desde la dimensión exterior". Los líderes europeos también reclamarán, para responder al nuevo entorno, "avanzar" el trabajo de la Estrategia de Seguridad Interna de la UE renovada y la plena aplicación de las orientaciones para combatir el terrorismo acordadas en febrero de 2015 tras los atentados contra el semanario satírico 'Charlie Hebdo', que sigue siendo la prioridad.

Los líderes europeos abordarán los nuevos desafíos de seguridad y la cooperación entre la UE y la OTAN con el secretario general del organismo euroatlántico, Jens Stoltenberg, que se espera que ponga el acento "en la necesidad de mantener el gasto en defensa y en aumentar la cooperación en áreas como la amenaza híbrida", un área de interés común para ambas partes, según fuentes aliadas.

PIDEN GASTO SUFICIENTE EN DEFENSA

Los jefes de Estado y de Gobierno admitirán la necesidad de destinar "un nivel de gasto suficiente para defensa" en el nuevo contexto y pedirán "movilizar los instrumentos de la UE para ayudar a contrarrestar las amenazas híbridas", e "intensificar" la cooperación con la OTAN, la ONU, la OSCE y la Unión Africana, según el borrador del texto de conclusiones.

También incidirán en la necesidad de ayudar a los socios de terceros países a "prevenir y gestionar crisis", incluido a través "proyectos concretos" para la consolidación de capacidades, aunque no darán directrices sobre cómo posibles fuentes de financiación para ello.

En todo caso, evitarán dar pasos significativos para avanzar en la cooperación en defensa, cuestión que iba a tener un mayor peso en un primer momento en la cumbre y en la que no se espera que discutan la polémica idea que ha defendido el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, sobre la creación de un Ejército europeo, según fuentes diplomáticas y europeas.

Con todo, asegurarán que se continuará con el trabajo para desarrollar una Política de Seguridad y Defensa Común "más eficaz, visible y orientada a los resultados", las capacidades civiles y militares y el refuerzo de la industria de defensa europea, las tres áreas en las que acordaron avanzar en la cumbre de diciembre de 2013.

EVITAN LANZAR NUEVOS PROYECTOS DE CAPACIDADES

Pero aunque reconocerán la necesidad de "alentar una mayor cooperación y más sistemática en defensa para desarrollar las capacidades clave, incluido a través de fondos de la UE", evitarán comprometerse en el desarrollo de nuevos programas después de que en la cumbre de 2013 respaldaron los programas de reabastecimiento en vuelo, los aviones no tripulados a distancia o drones, la ciberdefensa y la comunicación por satélites, que lidera España.

Sí pedirán que el presupuesto de la UE garantice "una financiación apropiada para la acción preparatoria" sobre la investigación relacionada con la Política de Seguridad y Defensa Común "allanando el camino para un posible futuro programa de investigación y tecnología de defensa" con presupuesto europeo.

La acción, acordada por los líderes en la cumbre de diciembre de 2013 y que la Comisión espera lanzar en 2017, contará con un presupuesto de apenas 50 millones pero se espera que allane el camino para poner en marcha un programa de investigación comunitario a partir de 2020 para potenciar las tecnologías de uso dual, civil y militar. "Se rompe un tabú: que la Comisión emplea dinero de investigación para proyectos de I+D para la PSDC", explican fuentes diplomáticas para subrayar la importancia de la iniciativa.