Lieberman tilda a los líderes de Hamás de "caníbales" y les acusa de "tratar a sus niños como armas"

Avigdor Lieberman
AMIR COHEN / REUTERS - Archivo
Publicado 16/05/2018 16:02:19CET

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, ha tildado este miércoles a los líderes del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) de "caníbales" y les ha acusado de "tratar a sus niños como armas".

"Hamás tiene cohetes, armas y distintos tipos de personas y niños-arma", ha sostenido, según ha recogido el diario israelí 'Yedioth Ahronoth.

Asimismo, ha dicho que el objetivo del grupo islamista es "poner fin al bloqueo, pero no para mejorar la economía o mantener conversaciones sobre coexistencia, sino para llevar a cabo contrabando de armas y crear un modelo similar al de Hezbolá (en Líbano)".

Las declaraciones de Lieberman llegan dos días después de la muerte de al menos 60 palestinos a causa de la represión israelí de las protestas en Gaza contra el traslado de la Embajada estadounidense a Jerusalén y en el marco de las manifestaciones a favor del derecho al retorno de los refugiados.

Este fue el mayor balance de víctimas en un solo día desde que el 30 de marzo comenzaron las protestas en los Territorios Palestinos de cara a la 'Nakba' ('Catástrofe'), que tuvo lugar el martes y en la que se conmemora el inicio del éxodo palestino por la creación del Estado de Israel. Desde entonces, han muerto cerca de cien palestinos sin que haya ninguna baja del lado israelí.

El auge de las protestas palestinas se debió a la inauguración de la nueva Embajada de Estados Unidos en Israel, que fue trasladada de Tel Aviv a Jerusalén, por una polémica decisión anunciada el pasado 6 de diciembre por el presidente del país norteamericano, Donald Trump, que ha acabado con el consenso internacional sobre el proceso de paz entre israelíes y palestinos.

Uno de los pocos puntos de consenso en la comunidad internacional era que el estatus de Jerusalén, que ambas partes reivindican como capital, debía decidirse en unas eventuales negociaciones de paz. Netanyahu da por zanjada la cuestión, mientras que los palestinos y sus aliados árabes --entre 128 de los 193 miembros de la ONU-- exigen a la Casa Blanca que dé marcha atrás.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, enmarcó lo ocurrido en Gaza en la "obligación" que tiene cualquier país de defender sus fronteras, depositando toda la culpa en Hamás por "enviar a miles a romper la valla fronteriza para lograr su objetivo": "destruir Israel". "Seguiremos actuando con determinación para proteger nuestra soberanía y a nuestros ciudadanos", ratificó.

Estados Unidos se pronunció en este mismo sentido. "La responsabilidad por estas trágicas muertes recae directamente sobre Hamás, que ha provocado cínicamente esta respuesta" del lado israelí, declaró el portavoz de la Casa Blanca, Raj Sha, en la rueda de prensa diaria.

Contador